Autoridades liberan a delincuentes y encierra a inocentes, señalan

GMx

Tuxtla Gutiérrez.- Estar en el lugar y tiempo equivocados fue una casualidad que les costó ser arrestados y apresados a tres indígenas oriundos de Amatenango del Valle.

 Fue durante los disturbios ocurridos en el Congreso del Estado, donde policías e indígenas procedentes de Chenalhó se enfrentaron tras ocho horas de protestas.  En el caos  los ambulantes del centro se dedicaron a saquear comercios, agredir a ciudadanos y golpear automóviles.

En la detención las autoridades no hicieron distinción entre vándalos y comerciantes, ya que detuvieron a 42 hombres y mujeres por igual.

Entre ellos Domingo Cruz de 16 años, Álvaro Alfredo León Cruz de 15 y Tomás Cruz Álvarez de 40 que habían llegado dos semanas antes  a la capital chiapaneca en búsqueda de nuevas y mejores oportunidades procedentes de la comunidad La Grandeza de Amatenango del Valle.

Los tres habían encontrado en la venta de raspados una pequeña fuente de ingresos. Pasaban por el congreso pasadas las ocho de la noche del martes 26,  los tres regresaban  de una larga jornada laboral,  sin embargo no llegaron al cuarto que rentaban, en la confusión fueron detenidos.

A diferencia de Juan José Ramos Gallegos alias “el cholo” o el “poblano” líder de ambulantes del centro de Tuxtla y responsable de los destrozos y saqueo a comercios de acuerdo a las cámaras del CAVIP, que fuera liberado esta miércoles, los tres humildes hombres sin comprobarles nada permanecen en prisión con la amenaza de pasar un largo tiempo en reclusión.

Los menores fueron trasladados a Villa Crisol este jueves, el adulto hasta el momento se desconoce su situación jurídica.

Este jueves,  familiares de los detenidos y el Colectivo de Mujeres de la Grandeza realizó una protesta para exigir la inmediata de la liberación de sus coterráneos asegurando que el Gobierno del Estado está buscando chivos expiatorios en vez de capturar a los verdaderos responsables.

Hacen un llamado la Comisión de Derechos Humanos en un caso flagrante de privación ilegal de la libertad.

Las mujeres de Amatenango se solidarizan ante esta situación de violencia que el gobierno está ejerciendo contra los pueblos indígenas.

“Hoy las madres de los menores, junto con el Colectivo de Mujeres de la Grandeza exigimos la inmediata liberación de los detenidos  y hacemos un llamado a la cordura al Ejecutivo del estado que siempre presume de ser defensor y protector de las comunidades indígenas así como de los habitantes de Chiapas”, exigieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *