Higiene postural, ¿las conoces?

¿Sabías que el dolor en la espalda lumbar es una de las principales causas de consulta médica en nuestro país? Esto significa que 9 de cada 10 personas han sufrido o sufrirán un episodio de dolor lumbar en algún momento de su vida. La lumbalgia, o dolor lumbar, puede ser tan intensa que incapacite la realización de nuestras actividades diarias. ¡Pero en la mayoría de los casos se puede prevenir con buenos hábitos de higiene postural!

La higiene postural es el conjunto de técnicas que buscan mantener el balance y armonía entre todas las estructuras del cuerpo para evitar alguna sobrecarga: ya sea al realizar una actividad específica, o simplemente al estar en reposo. Te explicaremos algunos principios de la higiene postural:

Actualmente, ya sea por actividades escolares, laborales o de ocio, permanecemos mucho tiempo sentados, y hacerlo con una mala postura puede repercutir fuertemente en nuestra salud. Al estar sentado es muy importante que la espalda baja se encuentre bien apoyada en el respaldo de la silla, si es necesario, podemos colocar un pequeño cojín a nivel lumbar para tener más soporte en esa área. Los pies deben quedar bien apoyados en el suelo: no colgando, ni con las piernas estiradas, de modo que tanto las rodillas como las caderas formen un ángulo de 90°. Si utilizamos una computadora, el monitor debe colocarse a la altura de nuestros ojos, o ligeramente por debajo, a una distancia de 30 cm, permitiendo que el cuello se mantenga derecho y los hombros relajados. Es muy importante evitar una postura encorvada y cambiar de posición máximo cada 2 horas.

Al permanecer de pie debemos mantener la columna recta, respetando sus curvaturas naturales, por lo que tampoco es necesario llegar al extremo de intentar mantener una postura “tipo militar”. Los hombros deben estar relajados y alineados con las orejas. El abdomen adentro, sin proyectar la pelvis hacia adelante. Si vamos a pasar un período prolongado de tiempo de pie, es útil tener cerca un banquito de aproximadamente 30 centímetros de altura en el que podamos alternar el apoyo de cada pierna. Si necesitamos agacharnos para cargar algún objeto debemos hacerlo siempre flexionando las rodillas y no doblando la espalda.

¡Tomar en cuenta estas sencillas recomendaciones y hacernos más conscientes de nuestra postura y nuestro cuerpo nos permitirá adquirir hábitos más saludables y disfrutar de una mejor calidad de vida!

vía UNAM Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *