Los vientos con fuerza de tormenta tropical llegaban a 295 kilómetros del ojo, azotaban ya la costa.

Las autoridades de Florida dijeron que unas 500 mil personas tienen orden de evacuar la costa del golfo.

La medida abarca 22 condados desde el Panhandle hasta el centro norte del estado. Pero los temores persisten porque algunos no atendieron a los llamados oficiales cuando el meteoro comenzó a avanzar hacia el norte sobre las cálidas aguas del golfo.

Los preocupados meteorólogos dijeron que tenía potencial para convertirse en una de las peores tormentas en la historia de la región.

Supongo que es el peor escenario posible. No creo que nadie haya vivido algo así en el Panhandle”, señaló el meteorólogo Ryan Maue, de weathermodels.com.

Esto tendrá vientos que dañarán estructuras en la costa y vientos con fuerza de huracán tierra adentro”.

Es posible que el meteoro se fortalezca más antes de tocar tierra en el Panhandle o en la zona conocida como Florida Big Bend, y no comenzará a debilitarse hasta entonces.

No sabemos si se va a llevar nuestras casas o no”, dijo Jason McDonald, de Panama City, quien agregó que él y su esposa condujeron con sus dos hijos, de 5 y 7 años de edad, hasta el norte de Alabama.

Queremos sacarlos del paso de la tormenta”, comentaron.

El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió que se trata de un “monstruoso huracán”, mientras que su rival demócrata al Senado, el senador Bill Nelson, declaró que “el muro de agua” podría causar destrucción en el Panhandle.

vía AP