un oratorio

Un oratorio por Fray Bartolomé, estreno póstumo

La santa furia, pieza de César Tort Oropeza (1928-2015), será estrenada el viernes 23 de febrero, a las 20:00 horas, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y la dirección artística de José Luis Castillo. La obra consta de cinco movimientos, dura una hora, está inspirada en la vida del misionero franciscano fray Bartolomé de las Casas y fue terminada por el compositor poco antes de fallecer.

En entrevista con Excélsior Germán Tort, hijo del compositor y uno de los principales promotores de la enseñanza musical en México, recordó que esta obra la empezó a escribir en 1994, la concluyó poco antes de fallecer, integra orquesta sinfónica, coro y solistas, y será repuesta el domingo 25 de febrero, a las 12:00 horas, en el mismo escenario.

El primer movimiento lleva por título Canto a la raza profunda y participa el coro y un narrador, explicó Germán Tort, el cual ha sido conceptualizado como un homenaje al mundo indígena y al Nuevo Mundo.

El segundo movimiento se titula Las cosas indianas, aparece Bartolomé de las Casas, el narrador, una mujer indígena y un militar español, el cual sucede poco después de la Conquista, cuando llegan los sacerdotes a rehacer lo que habían conquistado los españoles y se dan cuenta de los horrores.

“En éste aparece la mujer indígena, que acaba de matar a su bebé ante la mirada horrorizada del militar español. Justo ahí aparece Las Casas para defender a la mujer y explicarle al combatiente que la decisión de la mujer está justificada, porque ella no quiere tener un hijo en un mundo lleno de violencia y muerte, aunado a que ella ha sido violada. Es decir, en este punto nos enfrentaremos a una discusión moral entre Bartolomé y el militar español”, explicó.

El tercer movimiento es Ocasión, el momento en que Bartolomé de las Casas reflexiona qué hacer con su vida y por qué dedicarla a la defensa de los indígenas. “Digamos que en este tercer movimiento Las Casas ve el mundo que vive y reflexiona sobre si decide dedicarse a la defensa de los indígenas, y aunque no estoy seguro cuántas veces viajó el fraile de América a España en esa época, fue parte de su trabajo”, añadió.

El cuarto movimiento es El mundo. Aparecen los detractores del fraile. “Recuerda que incluso existen cartas entre el obispo de Burgos y Las Casas, donde le asegura que está equivocado por defender a los indígenas, mientras el misionero defiende al mundo indígena y expresa que no se puede hacer la guerra y poner el nombre de la fe en medio”, apuntó.

Y el último movimiento es Génesis, el Nuevo Mundo, homenaje al nuevo mundo y al mestizaje; el protagonista será un paje indígena que asistió y acompañó a Las Casas durante su juventud. “El paje que ya vive en España, dado que se lo llevó para allá, conversa con un fraile de edad avanzada, quien está guarecido en un convento español mientras se cuestiona si hizo lo necesario para ayudar a los indígenas del nuevo mundo”.

DEFENSA INDÍGENA

Músico, compositor y pedagogo, César Tort escribió La santa furia, oratorio a Fray Bartolomé de la Casas, como un ajuste de cuentas con su visión personal sobre el momento de la Conquista de México.

¿Cómo describirías el conjunto de esta obra?, se le pregunta a German Tort. “Bueno, él lo concibió como un oratorio a Fray Bartolomé. Digamos que se trata de un oratorio que no sólo es cantado, ya que también contiene diálogos, quizá como los primeros oratorios. Es una obra mixta, porque contiene fragmentos muy teatrales con música de fondo, tiene partes corales e instrumentales. Podríamos describirla como una obra épica que se basa en hechos históricos y habla sobre cuestiones morales, políticas y religiosas del ser humano, las cuales no hemos superado”.

¿Qué opinaba César Tort sobre Las Casas? “Para mi papá fue el hombre que creó la defensa de los derechos humanos. También pensaba que la historia no lo tenía en el lugar que le correspondía, pues debería estar a la altura de grandes defensores como Mahatma Gandhi, aunque existía una diferencia interesante: Las Casas era español y había defendido a personas de otra cultura y de otro continente”.

Y añadió: “Mi papá siempre fue un poco así. Aunque él era católico, siempre estuvo del lado no institucional de la iglesia. Obviamente él tuvo mucha afinidad por el obispo Samuel Ruiz, pero también por el obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero y José María Morelos, que a la postre lo llevaría a hacer la Cantata a Morelos”, dijo.

Por último, Germán Tort habló sobre la posibilidad de llevar esta obra a Chiapas y a España, y adelantó que en los próximos meses también se podrían tocar dos obras más de César Tort, las cuales son poco conocidas en México y podrían servir como telón de fondo para celebrar el tercer aniversario por la muerte del compositor y musicólogo poblano.

“Te adelanto que rescatamos otro par de obras: una obra sinfónica y una pieza para música de cámara adecuada para 10 instrumentos. La primera se titula La comedia, fue estrenada hace muchos años en Nueva York y realizaríamos el estreno en México; y el poema sinfónico Estirpes, que Eduardo Mata estrenó en México durante los años 60, pero trataríamos de reestrenar hacia el final del año”, explicó.

Además, explicó que también se ha llevado a cabo una recopilación amplia con toda la música vocal creada por César Tort, que incluirá sus canciones para piano y voz, arpa y voz, que podrían completar algún concierto este año.

Además de compositor, César Tort creó el Método Tort, apoyado en el hecho de que la música es parte primordial en el desarrollo del niño, es decir, observa en la educación musical infantil un concepto formativo, cuya amplitud abarca también el apoyo a la educación nacional del educando. Y en sus propias palabras, aseguró que este método utiliza instrumentos vernáculos, como xilófonos y metalófonos, arpas diatónicas, timbales y teponaxtles, debido a su versatilidad y sus cualidades didácticas.

¿Dónde y cuándo?

La pieza musical La santa furia, creación de César Tort Oropeza, se estrenará de manera póstuma el próximo viernes 23 de febrero, a las 20:00 horas, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. Eje Central y avenida Juárez, Centro Histórico, Ciudad de México.

Vía Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *