José Antonio Meade

¿Ya valió el Sistema Nacional Anticorrupción?

La reforma constitucional de mayo de 2015 creó el Sistema Nacional Anticorrupción. ¿Su objetivo principal? coordinar a las autoridades de todos los órdenes de gobierno competentes en la prevención, detección y sanción de responsabilidades administrativas y hechos de corrupción, así como en la fiscalización y control de recursos públicos. ¿Su diseño? no muy bueno, pero suficiente para que funcione con voluntad política. ¿Su construcción? El SNA es un entramado de leyes y de instituciones, entre otras, la Ley General del SNA que señala la estructura y atribuciones de quienes lo componen: los sistemas locales anticorrupción, el comité rector del Sistema Nacional de Fiscalización, el Comité de Participación Ciudadana (CPC) y los integrantes del Comité Coordinador que son el fiscal anticorrupción, los titulares del INAI, de la Auditoría Superior de la Federación, de la Secretaría de la Función Pública, el presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), un representante del Consejo de la Judicatura Federal y quien presida el CPC.
¿Qué ha hecho hasta ahora? No mucho, más bien muy poco. No se ha terminado de integrar el SNA, porque faltan los nombramientos de dos figuras importantísimas: el fiscal anticorrupción y los 18 magistrados encargados del tema en el TFJA. A pesar de ello, el Comité Coordinador, que es el órgano que toma las decisiones principales, sesiona con regularidad y el CPC también. Además, al 1 de abril de 2018, en las entidades federativas existían ya 23 fiscales anticorrupción nombrados, 17 comités coordinadores, 21 comités de participación ciudadana integrados y 15 secretarías ejecutivas.
En la coyuntura electoral que vivimos, todas las instituciones, incluyendo al SNA, corren peligro; peligro de que las desestime quien gane, las modifique o las desaparezca. No podemos estar haciendo borrón y cuenta nueva de todo cada vez que cambiamos gobierno, sexenio o legisladores. La apuesta está hecha y México debe seguir adelante con el andamiaje que tiene, puede mejorarlo, sí, pero no tirarlo a la basura. La irresponsabilidad de nuestros actuales gobernantes es clara y hay que subrayarla: no han concluido la integración del SNA. El fiscal anticorrupción debió ser nombrado por el Senado desde 2014, su cargo concluiría el 30 de noviembre de 2018, pero de alguna manera se colgó el tema de la fiscalía general y no avanzó. De este nombramiento depende la entrada en vigor de algunos delitos en la materia que fueron adicionados al Código Penal Nacional en 2016.
Amparo del CPC contra la falta de nombramientos. Pero también ha quedado pendiente el nombramiento de los magistrados anticorrupción del TFJA. Peña Nieto envió la lista al Senado para su ratificación y tampoco avanzó el tema. El problema no es solo que no se hayan designado, sino que el Presidente no acompañó a la lista de nombres, la justificación de idoneidad a que le obliga el artículo 43 de la ley orgánica del TFJA, tampoco el Senado los citó a comparecer.
La existencia de magistrados anticorrupción es indispensable para el castigo de las faltas administrativas graves en materia de corrupción tanto de particulares como de servidores públicos. Por esta razón, los 5 miembros del CPC interpusimos la semana pasada un amparo contra la omisión de su nombramiento a efecto de que el Poder Judicial ordene al Senado completar la designación, cumpliendo con los principios de transparencia y parlamento abierto a que ordena la ley. No se vale que creen instituciones y después los mismos las saboteen. El SNA sigue vivito y coleando, desde la ciudadanía seguiremos insistiendo sin descanso para que se complete su integración y podamos luchar con mayor ahínco contra esta asquerosa práctica.
EN LA SOBREMESA. Este miércoles 16 de mayo se llevará a cabo la primera sesión abierta al público del Comité de Participación Ciudadana del SNA en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM a las 11 am. También podrán verla vía streaming en el sitio del Instituto. Gracias a Pedro Salazar y a su equipo por las facilidades y el apoyo brindados.

Irene Levy
Presidenta de Observatel, profesora de la Universidad Iberoamericana, miembro del Comité de Participación Ciudadana del SNA
@soyirenelevy

EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *