43 razones: Galimatías

ERNESTO GÓMEZ PANANÁ

  1. Porque ninguna madre merece vivir el dolor de no saber qué pasó con su hijo.
  2. Porque el maestro rural, desde su origen, a inicios del siglo pasado, tuvo el papel de integrador social y comunitario.
  3. Porque los padres que buscan a sus hijos tienen esperanza de que esta vez la verdad llegará sin cansancio.
  4. Porque la idea de hacerse rico desde el gobierno debe terminar.
  5. Porque aclarar esta tragedia es el mejor principio ejercer un nuevo modelo de justicia y aplicación de la ley.
  6. Porque en cada escuela, en la Selva Lacandona, la Costa Grande o en las Barrancas del Cobre, quien lidera la enseñanza es un joven normalista.
  7. Porque es reconocer que la formación normalista ha sido utilizada con perversidad y urge drenar para generar una renovación institucional real.
  8. Porque las normales rurales surgen como el semillero para atender el proceso de educación masiva que inició luego de la Revolución Mexicana.
  9. Porque aún siendo culpable de algún delito, nadie merece el castigo de la ejecución impune y sin juicio previo.
  10. Porque antes que eliminar a las escuelas normales, más valdría eliminar la corrupción y el mal gobierno.
  11. Porque en infinidad de casos, el maestro rural es el ese contacto que encamina los sueños de un niño o niña para hacerlos más grandes.
  12. Porque el sueño de José Vasconcelos era abatir el analfabetismo en todo el país, iniciando por las comunidades rurales.
  13. Porque el esclarecimiento del caso Ayotzinapa es la mejor manera de evitar que algo así vuelva a repetirse.
  14. Porque nadie tiene derecho a la impunidad: ni Abarca ni tampoco Peña, ni Aguirre Rivero, que se placean como si nada pasara por Nueva York o la Ciudad de México.
  15. Porque la creación de las escuelas rurales es uno de los proyectos de mayor sentido comunitario desde su origen y aún hoy día.
  16. Porque el modelo de formación normalista seguirá teniendo vigencia mientras existan escuelas remotas y en condiciones precarias en muchas regiones de nuestro país.
  17. Porque el llanto callará solo cuando llegue la justicia real y los culpables vayan a prisión.
  18. Porque las y los jóvenes de México merecen un futuro mejor.
  19. Porque es necesario erradicar el ciclo perverso de complicidad que permite novatadas inaceptables.
  20. Porque en cualquier otro lugar del mundo, un caso como éste habría tumbado gobiernos enteros.
  21. Porque quienes cometieron este crimen deben confesar lo que hicieron y pagar por ello.
  22. Porque la larga noche de la impunidad debe de terminar caiga quien caiga.
  23. Porque no se trata de cerrar todas las normales sino de abrir todas las mentes y los corazones.
  24. Porque un maestro o maestra bien formado, con vocación y bien pagado es naturalmente un agente de cambio.
  25. Porque la montaña o la sierra convierten a la maestra o al maestro rural en arquitectos, enfermeros, psicólogos, amigos, padres o trabajadores sociales.
  26. Porque debe finalizar el ciclo de perversión con que se han relacionados gobiernos y alumnado de normales rurales.
  27. Porque muchas veces los lazos entre el maestro y la comunidad llegan a convertirse en lazos familiares.
  28. Porque el mayor problema nacional no son las escuelas normales ni tampoco el narcotráfico sino más bien la impunidad.
  29. Porque el sentido social del maestro rural sigue teniendo vigencia en el presente siglo.
  30. Porque en cada maestro o maestra rural debiera existir también un promotor comunitario de la lectura y el conocimiento.
  31. Porque mientras existan comunidades con escuelas sin techo y sin pizarrón, seguirán haciendo falta maestros y maestras críticos para construir soluciones comunitarias.
  32. Porque el maestro rural es el personaje que no solo enseña a sus alumnos sino orienta a las comunidades y se compromete con su desarrollo.
  33. Porque existen modelos de administración y existencia más allá del autogobierno o la extinción.
  34. Porque la semilla de pensamiento crítica normalista viene de Vasconcelos, pasa por Lucio Cabañas y llega hasta el modelo de educación zapatista.
  35. Porque ser maestro rural por vocación es una de las mayores muestras de apostolado y compromiso.
  36. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia en Tlatlaya.
  37. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia en la Guardería ABC.
  38. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia en Acteal.
  39. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia en Atenco.
  40. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia en Tlatelolco.
  41. Porque hacer justicia en Ayotzinapa es el mejor principio para hacer justicia a cada una de las mujeres víctimas cotidianas de feminicidio en México.
  42. Porque en un auténtico sistema democrático la justicia es imprescindible.
  43. Porque no se trata de aniquilar normales ni tampoco normalistas y sí de que germinen el desarrollo y exista la justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *