A rezar: La Feria

Los antecedentes religiosos de este López corresponden básicamente a lo que aprendió de sus abuelas, la materna (Virgen, la toluqueña), católica de tiempo completo, ‘full proof’, todo-terreno, que rezaba todo el día y tenía un santo para cada ocasión (el secreto de sus insuperables chiles rellenos era la oración a Santa Marta -sin ‘h’, la hermana de Lázaro, la que le preparaba el itacate a Jesucristo: -‘¡Oh, santa Marta, afortunada y dichosa!, que alimentaste a Nuestro Señor’… -lo que bien se aprende), y la paterna (Elena, la de Autlán de la Grana, Jalisco), que no iba mucho a misa, diario leía completo ‘El Excélsior’ y decía: -Primero, hacer bien las cosas y luego rezar -bueno, cada quien.
La principal responsabilidad del Presidente es cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, de eso dependen entre otros asuntos, la procuración de justicia, la seguridad, la educación y la salud pública.
Si el titular del Poder Ejecutivo federal se sujeta lo anterior, no lo distrae de lo importante la miscelánea de problemas que van surgiendo cada día a lo largo de su periodo. Además, cuenta con un amplísimo grupo de colaboradores para atender todo al detalle, desastres naturales incluidos.
Por otro lado, sea cual sea la ubicación de un gobierno en la geometría política (derecha, izquierda, centro, sus combinaciones y extremos), si hace efectivo el estado de derecho, impacta beneficiosamente en la economía, el fomento y atracción de inversiones, la creación de empleos, la generación de riqueza y la reducción de la pobreza. Las inmensas empresas que generan carretadas de dinero en China, saben que su régimen es comunista y estatista; no les da ni frío ni calor, las leyes del país se aplican con imparcialidad y saben seguras sus inversiones.
Supone este menda que el común de las personas en México atribuye gran importancia a las declaraciones del Presidente, considerando que se corresponden con sus trascendentales responsabilidades y la realidad nacional.
Así las cosas, llaman la atención algunos temas que aborda nuestro Presidente, que inducen a pensar que todo está tan de rechupete en el país que le da tiempo para ocuparse de asuntos como los malos modos de Hernán Cortés y la erradicación de parte de la iglesia católica, de las sangrientas y caníbales mitologías oriundas de estas tierras, lo que lo obligó a pedir a España y el Vaticano que nos pidan perdón, que se disculpen. Y el tenochca simplex preocupándose por comer con cierta regularidad y porque no lo asalten en la Combi, en lugar de manifestar su apoyo al Presidente para ajustar esas cuentas de hace 500 años.
Ayer mismo, el Ejecutivo insistió en que su Gobierno apoya que los EUA levante el “bloqueo” a Cuba, que no es eso sino un embargo comercial parcial: los EUA son uno de los cinco países con los que más comercia Cuba y su principal proveedor de productos agrícolas (96% del arroz, el 70% de carne de pollo); aparte, Cuba puede comerciar con todo el planeta. Si el tío Sam tuviera tantita picardía, levantaba completamente el embargo para ver cómo todo seguiría igual en la isla, que su problema es su dictadura. Pero, igual: ¿a nosotros, qué?… para eso votamos en la ONU contra el embargo, ¡29 veces! Ya Chole.
Otra cosa de ayer, fue la gallarda declaración presidencial de que ya se debe terminar política de dominación de los EUA sobre América Latina. ¿Querrá América Latina que nuestro Presidente le defienda las enaguas?… tal vez sí, pero qué necesidad de tocar en mal lugar al tío Sam: nuestra economía nos guste o no, depende del vecino (botón de muestra: importamos de EUA el 70% del gas).
Al tiempo que el Presidente libra esas batallas contra España, el Vaticano los EUA y defiende con bizarría a Cuba y América Latina, se dio tiempo para aclarar el lunes pasado, que los padres de niños con cáncer y sin medicamentos, son manipulados por las farmacéuticas: “Esas empresas fueron capaces hasta de movilizar a padres de niños para ver si cedíamos y dábamos marcha atrás de comprar los medicamentos en el extranjero”. Bueno… ¿y los niños que están muriendo?
Por supuesto el Presidente no iba a dejar pasar el tema del momento: las repetidas intentonas de conseguir órdenes de aprehensión contra 31 científicos y exfuncionarios del Foro Consultivo y Tecnológico. Él aclaró que la comunidad científica se queja porque ya no se permite robar; dijo: “Esto pasaba en la intelectualidad, también en el caso de becarios, de gente de la academia, encargados de proyectos científicos, muchas veces no investigaban nada, pero tenían influencia, si pertenecían al grupo de Krauze o al de Aguilar Camín ya con eso era más que suficiente para mantener muy buenos niveles académicos, buenas calificaciones, premios, recompensas y buenos ingresos. Entonces, todo eso ya no es igual y les produce nostalgia, añoranza y andan molestos, inconformes”. ¡Chispas!, qué perversos. Ahora a ver qué dicen en la Suprema Corte que el 17 de agosto les dio la razón: las transferencias de recursos al Foro son legales. Tal vez convenga que los científicos se declaren capos del Cartel Científico… la libran, seguro que sí, que se asesoren con el Chapito.
Y para que no vaya usted a pensar que nuestro Presidente dice cosas a tontas y a locas, entérese que ayer en el portal oficial del gobierno, se reportó que al 13 de septiembre pasado, el total de muertes por Covid-19, eran 407,083 (a uno no le crea nada, revíselo en https://coronavirus.gob.mx/exceso-de-mortalidad-en-mexico/). El reporte de ayer de la Secretaría de Salud, el que se publica en la prensa, radio y televisión, dice oficialmente que van 273,391 fallecidos por esta pandemia. Comparando lo de ayer contra lo que dice de 10 días antes el propio portal gubernamental, resulta que hay un 49% más de decesos. Se le da vuelo en los medios de comunicación a casi la mitad del número real de defunciones. Así, tanta cosa adquiere sentido: tenernos distraídos.
Ante esto poco podemos hacer. Si no sabe, se le recomienda aprender a rezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *