Adiós a La Bestia, el auto de Barack Obama

GMx

México.- Hoy son las elecciones de Estados Unidos y con ello se cierra un ciclo de uno de los presidentes más populares de la historia de su país, Barack Obama. Este personaje no sólo generó opiniones encontradas sobre su mandato, sino que llamó la atención con el particular vehículo que lo acompañó a todas las ceremonias y sitios que visitó: La Bestia.

La Bestia es un Cadillac DTS Presidential, una limusina blindada para la seguridad del mandatario. Esta marca ya tiene una larga experiencia con los presidentes de EEUU; el primero fue William Howard Taft quien en su gobierno de 1909 a 1913 lo trasportaba un Cadillac Model G Limousine. También el presidente Franklin D. Roosevelt (1933-1945)  llegó a ser visto en un Cadillac Convertible Sedan.

 Pero la llamada Bestia da un giro radical pues no sólo tiene un precio aproximado de un millón y medio de dólares, sino que su peso es de 8 toneladas y la cabina está aislada para impedir cualquier ataque químico. Son tantos detalles que Carmatch.MX hace un recuento de este imponente auto:

Modelo

Entró en servicio en el 2009 y se compone de acero, aluminio y titanio. La carrocería es de un Cadillac One con una velocidad máxima es de 100 km/h y un motor diésel de 6.5 lt.  Su tamaño es comparable al de un hombre promedio pues mide 1.8 metros de alto y 5.5 metro de ancho.

Comunicación

Como de ciencia ficción, cuenta con GPS, fax, computadora portátil y teléfono satelital. Se dice que dispone de una línea directa hacía el Pentágono. Y para entretenerse, un radio con control remoto.

Seguridad

Considerado el auto más seguro del mundo. Tiene la capacidad de resistir cualquier tipo de proyectil, bomba o granada; las ventanas son sólidas, 12 centímetros de grosor; las puertas pesan como las de un Boeing 757.

 Los neumáticos son lo suficientemente fuertes para resistir cualquier pinchazo, ya que están reforzados con kevlar, pero si en algún momento existiera algún percance, el auto consigue moverse hasta 96 km/h.  Como accesorio de defensa posee cámaras de visión nocturna y un botón pánico ante cualquier emergencia.

La razón por la que se le compara con un tanque de guerra es por su sistema de activación de bombas.

En caso de algún tipo de accidente, la limusina contiene un botiquín con la sangre del presidente para realizar una trasfusión y tanques de oxígeno, pero por suerte, no fue necesaria usar todo eso.

La Bestia sólo una vez le quedó mal al presidente. En el 2011 se colapsó al intentar superar una rampa en la salida de la embajada de los Estados Unidos, en Dublín, Irlanda.  Pero fuera de ese percance, el Cadillac One ha asombrado a todo mundo por sus inusuales características. Esperamos que el próximo mandatario nos sorprenda con otro vehículo así de único.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *