Alcancé el cielo y todavía no aterrizo, dice Mohamed   

 

58141214DDI_AME_UANL_MOHAMED

GMx

 

México, D.F.- Hacia donde se mueve encuentra gente que lo abraza, lo felicita, lo jala. La nube de fotógrafos capta cada paso que da Antonio Mohamed. Desde la tribuna, todo mundo lo clama… “¡Olé, olé, olé, olé… ‘Tuurcooo’, ‘Tuurcooo’…!”, expresa la muchedumbre.

“Siento una alegría grande”, alcanza a decir. “Ganamos, fuimos los mejores del año. Siento una felicidad enorme”, añade el técnico campeón.

“A mí me trajo el señor [Emilio] Azcárraga [Jean], y como quiera salí campeón… Quería entrar a la historia y aquí les dejamos la Copa”, expone enseguida y después reanuda la marcha.

Se topa, precisamente, con Azcárraga Jean. El momento es captado.

Al término de los festejos, al fin ingresa Mohamed en la salita de conferencias. Celebra acompañado del trofeo. “Un agradecimiento a los jugadores, a la directiva, porque me trajo para ser campeón. Vine a eso y hemos cumplido”, asegura. “Es el momento más lindo. Me siento muy feliz, con mi familia al lado. Hemos pasado semanas complicadas, pero siempre estuvimos seguros, y estoy feliz”.

No podían faltar las preguntas incómodas. Que si se va, que si se queda. “Trabajo de entrenador y mañana termina mi contrato”, asegura. “Después escucharé ofertas. Voy a descansar seis meses para desenchufarme un poco”.

“Estoy muy feliz. Lo que tenga que suceder pasará. Todos queríamos ganar, pese a las diferencias. Los humanos tenemos diferencias y soy una persona complicada, pero me creo capaz de conducir un grupo, por eso tengo diferencias con quienes conducen”.

Consultado sobre lo sucedido con la dirigencia azulcrema, amplía: “Trabajé, me esforcé, me equivoqué, aprendí. Voy a aprender de los errores, ellos también. Todos luchamos por el mismo objetivo. Si nos tenemos que separar, nos separaremos. No hay problema”.

También aclara que “el grupo siempre estuvo unido, siempre lo dije”, y en cuanto al separado Paul Aguilar, considera que “también es para él este triunfo. Lo separamos los últimos cuatro [juegos], pero también tiene su medalla”, aclara.

—¿Te arrepentiste…?

“Creí que era lo mejor”.

Respecto de los gritos de la gente, que le decía “no te vayas”, comparte: “Eso no se compra en ningún lado”.

Por eso, para quienes aún dudan, precisa: “Estoy agradecido. Voy a festejar el logro más importante en la historia del América y también el mío”.

“Decían que estábamos desunidos, pero el grupo estuvo unido. Lástima que expulsaron al ‘Quick’. Goleamos al equipo que no perdía desde hace 15 partidos. Ahí están los números, no mienten. Y siempre el campeón es el mejor”, redondea.

Eso sí, sabe que este triunfo es histórico, porque lo pone por encima de todos los clubes, siendo ya el más ganador… “Realmente todavía no caigo. Estoy en las nubes. Subí hasta el cielo y todavía no bajé. Cuando llegue a casa voy a tomar dimensión de este logro”.

Y también deja en claro que “los maleficios no existen”, respecto de que es el primer superlíder en ganar un torneo invernal. “Todas las situaciones las rompimos, todas”.

—¿Ya tienes alguna oferta?

“Sí, una oferta de mi familia para irme de vacaciones a Miami. Impresionante. Esa ya la agarré. Las demás no, no me interesa ninguna. Yo decido en la cancha y ellos en el escritorio. Jamás se metieron en ninguna decisión”, concluye, redondea.

 

Vía EL UNIVERSAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *