Arthur Schlesinger

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

Considerado la voz del liberalismo norteamericano durante la guerra fría, y uno de los más famosos historiadores del siglo XX. Nació el 15 de octubre de 1917. Ganador de dos premios Pulitzer y asesor del presidente John F. Kennedy.

Con claridad meridiana habla de cómo los Estados Unidos sin un fundamento étnico común, se convirtieron en una nación política unida al cabo de dos siglos de historia. “Esta nación se basa en un fundamento religioso, en lo esencial protestante y blanco. La ciudadanía americana no se define en términos étnicos, sino a través de la adhesión a la Constitución y a las leyes del país”. Abunda sobre identidad y civilización. “Estados Unidos tiene un fundamento lingüístico inglés y protestante…Sin embargo, la presencia de recién llegados que hablan otras lenguas, profesan otras religiones y proceden de otras culturas han modificado este fundamento…la asimilación es un proceso recíproco. Los individuos llegan, aprenden inglés, se integran en el espíritu de un sistema jurídico importado de Inglaterra, pero al mismo tiempo modifican la cultura que los acoge. Las diferencias entre Gran Bretaña y Estados Unidos  han aumentado.

El sociólogo Orlando Patterson ha destacado que en ningún otro país han sabido las clases populares modificar y enriquecer la cultura dominante como lo han hecho los negros americanos. Este autor defendía la asimilación, la integración, y una de las estadísticas más representativas de la sociedad americana atestigua el incremento de los matrimonios que franquean las barreras religiosas, étnicas y raciales. Hoy día los americanos de origen japonés se casan menos con americanos de ese origen que con americanos de origen europeo. Igual pasa con muchos judíos americanos, por lo que a algunos les inquieta la desaparición de la comunidad judía de Estados Unidos. Durante mucho tiempo los matrimonios católicos entre negros y blancos eran ilegales en numerosos Estados. Cincuenta años después se han cuadruplicado. Es el triunfo del amor y la sexualidad. Todos los americanos son producto de matrimonios interétnicos. Habla de Tocqueville, “Casi todas sus observaciones sobre la democracia americana siguen siendo válidas. Escribió que el hombre político americano, el legislador, estaba siempre más ligado a los electores que a su propio partido, lo que explica muchos aspectos que desconciertan  a los europeos, acostumbrados a una mayor disciplina en el sistema de partidos.

Sobre América latina: “…el entusiasmo por la abstracción es una plaga, en cuanto toma la palabra un latinoamericano ya se sabe que hay para tres cuartos de hora de retórica abstracta y desprovista de sentido, que es fruto de una tradición”. En EU las preocupaciones metafísicas tienen una dimensión teológica original muy poderosa, rechazan la influencia de Hegel y se sitúan en la tradición empírica. El pragmatismo es una filosofía. Se detiene en la codicia como un móvil humano muy poderoso. “En América del Sur la esclavitud era defendida por los sacerdotes, que sin embargo consideraban pecado el juego o el baile. La autosatisfacción ha sido siempre una de las imperfecciones más chocantes, tanto en el mundo actual como en épocas más lejanas. Algunos individuos van por el mundo emitiendo juicios sobre otros individuos.

El mundo de los negocios pretende ser ético o moral, pero en realidad no es más que un instrumento para ganar dinero, para producir bienes e innovación, pero que puede también mostrarse muy destructivo. El mercado debe ser evaluado en función de esos objetivos. La destrucción creadora forma parte del capitalismo, aunque debemos hacer todo lo que esté en nuestro poder para limitar esa capacidad de destrucción cuando el capitalismo ataque a los individuos débiles e indefensos”. Schlesinger cree en un mercado humanista. “La gran fuerza de la democracia reside en su capacidad para corregirse. En una democracia con buena salud, si alguien se muestra demasiado duro, demasiado malévolo, demasiado destructor, se desarrollará un movimiento correctivo. Estos procesos de autocorrección se despliegan siempre ante los excesos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *