Asesinado en la Del Valle tenía una deuda de 120 mil pesos

En los próximos días la Procuraduría capitalina solicitará orden de aprehensión en contra del sujeto que el 27 de junio asesinó a Juan Carlos García, de 48 años de edad, y su nieta de 3 años, cuando circulaban en un auto en la esquina de Pilares y Sánchez Azcona, colonia Del Valle.

Diego Flores Mejía, Fiscal Desconcentrado de Investigación en Benito Juárez de la Procuraduría General de Justicia capitalina:

“En los próximos días vamos a acudir ante juez de control”.

La principal línea de investigación apunta a un exsocio de la víctima con quien tenía un bar en co-propiedad en Iztapalapa. Declaraciones vertidas en la carpeta de investigación señalan que Juan Carlos García le debía 120 mil pesos.

“De las declaraciones que se cuentan con la carpeta el móvil es una deuda de carácter económico, se nos habla de un monto aproximado de 120 mil pesos”.

Las cámaras de la Ciudad de México grabaron cómo el presunto asesino de un hombre de 45 y de su nieta de 3 años persiguió por calles de la capital a sus víctimas y la manera en que logró huir de la escena del crimen.

Se trata de un vehículo tipo Spark, color rosa con blanco, con cromática de Taxi, que no le perdió la vista en ningún momento.

El pasado 28 de junio siguió al auto Seat Ibiza -con placas 440XUP- hasta la calle Uxmal de la colonia del Valle en la delegación Benito Juárez. El coche de las víctimas fue captado por cámaras de seguridad a las 22:06:21 horas. Tan solo a diez metros de distancia y con 16 segundos de diferencia venía detrás el carro del probable agresor.

De acuerdo a la ruta de seguimiento que trazó la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, el supuesto homicida provenía de la delegación Iztapalapa y hacia allá regresó después de balear al hombre y a la pequeña. Su ruta de escape fueron las calles Pilares y Plutarco.

Las autoridades tienen registro de que el asesinado acababa de recoger a su pareja sentimental -de 22 años- en un gimnasio. Ella sobrevivió al ataque y en sus declaraciones identifica al agresor como el hermano de la víctima.

Narra que terminaban de estacionarse y que al abrir la puerta del Seat fue cuando les dispararon.

Versiones indican que el ataque se debió a un problema relacionado con negocios familiares, ya que entre los hermanos pusieron un bar en la colonia Pantitlán que quebró al poco tiempo. El aparente homicida exigía dinero y como no lo recibió habría decidido ejecutarlo.

Vía Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *