Aumentan a 31 los muertos por incendios en California

Las autoridades y servicios de emergencias siguen hoy la búsqueda de más de 220 personas desaparecidas en la zona afectada por elgigantesco incendio que quema desde el jueves el norte de California y que, junto a otro fuego en el sur, han causado al menos 31 muertos.

Según información actualizada hoy por el Departamento de Bomberos del Condado de Butte (Calfire) en su página de Twitter, el incendio bautizado como ‘Camp Fire’, además de cobrarse la vida de por lo menos 29 personas y dejar heridos a tres bomberos, ha arrasado ya cerca de 45 mil hectáreas, 6 mil 450 viviendas y 260 comercios.

El sheriff del condado de Butte precisó que los seis últimos cuerpos fueron localizados en la localidad de Paradise.

El ‘Camp Fire’, que arrasa una vasta región en el condado de Butte, en la Sierra Nevada, al norte de Sacramento, capital del estado, es el incendio más grande y destructivo de varios fuegos activos en el estado, que han provocado la evacuación de más de 250 mil personas y la destrucción de 6 mil 400 viviendas solo en la ciudad de Paradise.

Este incendio es de los más mortíferos que jamás haya experimentado el estado más poblado de Estados Unidos, junto con el de Griffith Park en Los Ángeles en 1933 (29 muertos) y el de Oakland Hills en 1991 (25 fallecidos).

Los cadáveres fueron hallados completamente calcinados y en algunos casos se recuperaron huesos aislados del resto del cuerpo, por lo que un equipo de antropólogos y de expertos en análisis de ADN se ha trasladado a la zona para ayudar en las tareas de identificación.

El origen del incendio sigue siendo desconocido y la portavoz de Calfire, Janet Upton, apuntó que los investigadores están explorando todas las posibles causas, “incluyendo la posibilidad de que el fuego se iniciase a partir de una chispa de equipamiento eléctrico”.

La mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E), informó a los reguladores de que detectó un “problema” en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas.

El ‘Woolsey Fire’ ha quemado 33 mil 600 hectáreas en una zona que incluye las ciudades de Malibú, Calabasas y Thousand Oaks (donde el miércoles se produjo un tiroteo que dejó 13 muertos) y los bomberos han logrado contenerlo en un 10 por ciento.

Estos dos fuegos, junto al más pequeño de ‘Hill’, también en el sur, han obligado a desalojar a unas 300 mil personas y han llevado al gobernador de California, Jerry Brown, a pedir formalmente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una declaración de “desastre mayor”.

En caso de ser concedida, la declaración ofrecería a los afectados por los fuegos ayuda financiera del Gobierno federal para alojamiento, desempleo, gastos legales y tratamiento psicológico.

vía EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *