Autoridades cierran los ojos, y la sequía pone al país en riesgo

Ciudad de México.- Luego de que una sequía, calificada por los científicos como la peor en los últimos 500 años, azotara California, en los Estados Unidos, varios productores agrícolas, estudios de cambio climático y científicos prevén una réplica en México. Un fenómeno del que ya hay indicios, y que se irá agravando con el correr de los años, apuntan.

Las alteraciones del clima impactan directamente en la producción agrícola. Este año en Guerrero 9 mil productores de maíz han sido perjudicados por la sequía. Se estima que al menos 570 mil toneladas se perderán en comparación al 2014.

“Ha habido un exceso de sequía y de calor que afecta los cultivos y amenaza con la escasez de granos en los próximos meses, en donde de por sí hay un gran problema alimentario, llegando a hambruna en la zona de la montaña de Guerrero”, explica a Sin Embargo, Víctor Suárez Carrera, director de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (Anec), que agrupa a 60 mil productores de granos básicos.

La Secretaría de Desarrollo Rural estatal dio a conocer que la entidad no había tenido una sequía tan severa y prolongada en los últimos 70 años. Lo que hizo que la Secretaría de Gobernación emitiera el 15 de septiembre, la primera declaratoria de zona de desastre por sequía en 32 municipios.

Pero no sólo los agricultores presencian las afectaciones a los cultivos, el investigador del Departamento de Estudios Urbanos y del Medio Ambiente del Colegio de la Frontera Norte, Alfonso Andrés Cortez Lara, refirió que en Mexicali, Baja California, el cambio climático ha reducido la disponibilidad de agua para la siembra y que los inviernos son cada vez más cálidos.

En el Valle de Mexicali, que comprende los municipios de Mexicali, Baja California y San Luis Río Colorado, Sonora, el 73 por ciento de la superficie es utilizada para la siembra del algodón, la alfalfa y el trigo, Cortez enlistó a estos agrocultivos que se están viendo amenazados por la sequía y su contraparte, el exceso de lluvia.

La Secretaría de Desarrollo Rural estatal dio a conocer que la entidad no había tenido una sequía tan severa y prolongada en los últimos 70 años. Lo que hizo que la Secretaría de Gobernación emitiera el 15 de septiembre, la primera declaratoria de zona de desastre por sequía en 32 municipios.

Pero no sólo los agricultores presencian las afectaciones a los cultivos, el investigador del Departamento de Estudios Urbanos y del Medio Ambiente del Colegio de la Frontera Norte, Alfonso Andrés Cortez Lara, refirió que en Mexicali, Baja California, el cambio climático ha reducido la disponibilidad de agua para la siembra y que los inviernos son cada vez más cálidos.

En el Valle de Mexicali, que comprende los municipios de Mexicali, Baja California y San Luis Río Colorado, Sonora, el 73 por ciento de la superficie es utilizada para la siembra del algodón, la alfalfa y el trigo, Cortez enlistó a estos agrocultivos que se están viendo amenazados por la sequía y su contraparte, el exceso de lluvia.

“El trigo es de invierno, se siembran 100 mil hectáreas cada año y se necesita cierto número de horas acumuladas en el invierno, al no haberlas por la sequía, la calidad y el rendimiento se vienen para abajo”, dice en entrevista.

La producción de trigo se redujo en el último ciclo otoño invierno, es decir de octubre a marzo, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Mientras este año la producción en 88 mil hectáreas de Baja California es de 510 mil toneladas de cereal, el año pasado la cantidad fue de 520 mil toneladas por 82 mil hectáreas trabajadas.

Por el otro lado, el algodón de la zona sufre con las fuertes lluvias que aparecieron de manera atípica entre julio y agosto. “Cuando el algodón ya tiene la motita esta blanca afuera cae el agua y daña la calidad de la fibra”, refiere el investigador.

Mientras que en el 2012 las hectáreas ocupadas para sembrar este cultivo en San Luis Río Colorado fueron 5 mil 386, tres años más tarde se redujeron a 4 mil 722, de acuerdo con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

Y en el caso de la alfalfa, las sequías afectan de forma especial, ya que este es el cultivo que más agua necesita, con rociados que alcancen dos metros de profundidad, dijo el experto. Este cultivo es utilizado para alimentar el ganado de la región.

Por : Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *