Autoridades del estado de Sonora niegan el aborto a menor de 13 años víctima de violación

Un grupo defensor de los derechos reproductivos de las mujeres en México denunció este lunes el caso de una niña de 13 años, originaria de Sonora, que fue violada por un conocido de su familia y a la que se le niega el derecho de abortar.

Regina Tamés, directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), dijo que las autoridades del estado de Sonora dependen de una decisión del juez que clasificó el abuso como estupro, un delito menor al de abuso sexual. En México, el aborto es legal en caso de violación.

Tamés detalló que el ataque ocurrió en mayo, pero que el grupo se enteró apenas la semana pasada.

Representantes de la Secretaría de Salud del estado dijeron que autoridades se encontraban reunidas el lunes para abordar el tema y que comentarían después.

La víctima es Citlali, una adolescente indígena de 13 años de edad, que vive en una comunidad de escasos recursos en el estado de Sonora.

De acuerdo con su testimonio, recogido por el GIRE, el lunes 16 de mayo Citlali no acudió a clases por ser día feriado: se festejaba a los maestros. Mientras estaba sola en su casa, un compañero de trabajo de su padre entró a la vivienda y abusó sexualmente de ella.

Unas horas después, la adolescente acudió a la comisaría del pueblo acompañada de sus hermanos para levantar una denuncia. Los exámenes certificaron la violencia física y el daño psicológico, por lo que el Ministerio Público imputó al agresor por el delito de violación agravada.

El diario El País dio a conocer que a pesar de haberse comprobado la violación, ninguna autoridad le ofreció a Citlali la pastilla anticonceptiva de emergencia o un tratamiento para evitar las infecciones de transmisión sexual. Tampoco le informaron de su derecho a interrumpir el embarazo en caso de que este ocurriera. Ahora, las autoridades de salud del estado le niegan el acceso al aborto, pues el juez que recibió el caso reclasificó el delito como estupro, lo que significa que la joven, engañada, habría dado su consentimiento.

“Para fines de investigación es importante, pero para acceder a la interrupción legal del embarazo no. Ella fue víctima de una agresión sexual, y como tal, es irrelevante lo que el juez estime como delito penal. No hay impedimento legal para que las autoridades la apoyen”, explicó Regina Tamés, presidenta de la organización, al medio español.

La dirigente de GIRE detalló que la Norma mexicana 046 sobre Violencia familiar, sexual y contra las mujeres “no establece la obligación de denunciar la agresión sexual para poder acceder al aborto legal por violación” desde la última Reforma aprobada el 23 de marzo de este año.

El caso de Citlali no es aislado, tan sólo en 2016 el GIRE ha trabajado en otros cinco casos de niñas que resultaron embarazadas como producto de una violación.

La Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes señala que “el grupo de edad de 10 a 14 años también reviste especial interés por la probabilidad de que la mayoría de la concepción en niñas de 10 a 14 esté vinculada con abuso o violencia sexual”. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los embarazos a temprana edad representan riesgos de salud para la madre y alto riesgo de muerte para el bebé.

Por: Sin Embargo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *