Brasil roza las 619 mil muertes por COVID-19 pese a que pandemia sigue cediendo

Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia de COVID-19, registró en las últimas 24 horas 167 nuevas muertes por coronavirus, con lo que el número de víctimas acumulado desde el comienzo de la crisis roza los 619 mil y pese a que la pandemia sigue cediendo rápidamente.

Según los datos divulgados hoy por el Consejo Nacional de Secretarías de Salud (Conass), el gigante latinoamericano registró este jueves 167 nuevos óbitos por COVID-19 y 13 mil 405 nuevos casos, con lo que acumula 618 mil 984 víctimas y 22 millones 277 mil 239 contagios desde el comienzo de la pandemia en el país, en febrero de 2020.

Las cifras acumuladas confirman a Brasil, país con 213 millones de habitantes, como el segundo con mayor número de muertes por COVID-19 en el mundo después de Estados Unidos y como el tercero en número de contagios después de la nación norteamericana y de India.

Pero los datos de la Conass también confirman que la pandemia viene desacelerándose con fuerza en Brasil, ya que las cifras volvieron al nivel que tenían en las primeras semanas de la pandemia.

El promedio de muertes en la última semana, por ejemplo, se ubicó este jueves en 108 diarias, uno de los menores desde el 12 de abril de 2020 (105 víctimas por día) y muy inferior a la media récord de 3 mil 124 víctimas por día que Brasil llegó a registrar el 12 de abril pasado, en el pico de la segunda ola de la pandemia.

La media de muertes llegó a bajar hasta 92 por día el 26 de diciembre, pero subió en los últimos días por la normalización del sistema de registro de datos, que venía enfrentando problemas desde el 10 de diciembre, cuando los bancos de datos del Ministerio de Salud sufrieron un ataque de piratas cibernéticos.

Prácticamente todos los estados del país ya consiguen actualizar sus datos diariamente y el único que no pudo hacerlo este jueves fue Mato Grosso.

El promedio de contagios, por su parte, se ubicó este jueves en 7 mil 238 por día, muy inferior al récord registrado el 23 de junio (77 mil 328 casos diarios), pero más del doble que la media de 3 mil 90 casos que llegó a registrarse el 23 de diciembre.

Este aumento refleja el avance en Brasil de la ómicron, una cepa de COVID-19 menos letal pero mucho más contagiosa.

Pese a que el Ministerio de Salud tan sólo había confirmado hasta el miércoles 77 casos de contagio de COVID-19 por la variante ómicron y 211 sospechas, estudios privados indican que la nueva cepa ya es responsable por al menos el 37 por ciento de las nuevas infecciones diarias en Brasil y en algunos estados ese porcentaje puede llegar al 70 por ciento.

La caída de las muertes y de los contagios, así como el avance más lento de la ómicron en el país, es atribuido al avance de la campaña de inmunización, que Brasil inició en enero de este año tardía y lentamente.

De acuerdo con los datos oficiales, cerca de 143.2 millones de brasileños ya recibieron el ciclo completo de inmunización (las dos dosis o la vacuna de dosis única), lo que equivale a más de 67 por ciento de la población.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *