Buscan autoridades de Guerrero desarmar a policías comunitarias

Autoridades estatales y federales contemplan como una opción el desarme del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo de Guerrero (FUSDEG), luego de que el pasado fin de semana sostuvieron un enfrentamiento armado con un grupo adverso en el poblado de Petaquillas, municipio de Chilpancingo.

El gobernador Héctor Astudillo considera que estas policías comunitarias están generando “una gran inestabilidad” en el corredor que va de la capital del estado a la zona del Valle del Ocotito. El enfrentamiento del fin de semana dejó un saldo de cuatro personas heridas y ocho personas retenidas de ambos grupos.

Luego de varios intentos de diálogo y tras haber llevado a cabo una elección para elegir policías comunitarios vigilada por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana así como autoridades municipales y estatales, el conflicto parece no haber terminado y amagan con nuevos enfrentamientos.

El presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, dijo esta mañana que el desarme es una de las opciones para las autoridades municipales, estatales y federales, luego de que en dicha zona se han registrado una serie de violaciones a los derechos humanos, con retenciones ilegales de personas, y portación de armas de grueso calibre.

“Ha habido por parte de los dos bandos una falta, una violación a los derechos humanos en esa zona, donde debemos tener una estrategia integral todos, las organizaciones y los organismos en materia de desarrollo social, seguridad y derechos humanos”. MARCO ANTONIO LEYVA MENA

El alcalde agregó que desde hace tres meses se ha mantenido un acercamiento con las policías comunitarias del FUSDEG, donde ha habido una situación delicada, y en tres ocasiones se había evitado un enfrentamiento como el ocurrido el sábado en Petaquillas.

Si bien es cierto, el sábado pasado se generó una situación de alarma, indicó que desde la elección de comisarios ha habido por los menos 15 encuentros documentados y hace tres semanas se llevó a cabo un proceso electoral para elegir a sus policías y delegados.

“Sin embargo, las cosas están tan delicadas que un pretexto banal, casi provocó un enfrentamiento entre dos fuerzas armadas que hay”, dijo en referencia a los hechos recientes que se originaron por la detención de cinco jóvenes en posesión de mariguana.

A pesar de la confrontación actual, Marco Leyva consideró que la zona no está fuera de control, pero tampoco es fácil llegar y desarmar a las policías comunitarias, y tampoco compete al municipio, porque portan armas de alto poder.

-¿Es una opción el desarme?, se le preguntó al alcalde

-Por supuesto que es una opción del desarme y lo estamos analizando con las fuerzas federales porque el armamento es federal.

Por: SDP Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *