“Cantinflea” López-Gatell al explicar su descanso en Pochutla, Oaxaca, en medio de la pandemia

GMx

Mientras México está cerca de alcanzar los 128 mil decesos a causa de la pandemia del COVID19, el subsecretario de Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, justificó sus vacaciones en Pochutla, Oaxaca, argumentando que nuestro país no aplica las mismas medidas restrictivas que otras naciones porque aquí hay mucha pobreza.

Expresó que, si bien hay lugares en los que restaurantes y otros servicios han sido suspendidos, existen otros donde se puede acceder siguiendo ciertas recomendaciones sanitarias.

Visiblemente molesto por los señalamientos en medios de comunicación, vaciló al explicar su viaje realizado al municipio de San Pedro Pochutla, particularmente a Playa Zipolite.

El principal cuestionamiento que se hizo en redes y en medios de comunicación al funcionario es que fue él mismo quien recomendó no hacer viajes largos para no favorecer los contagios.

“Estuve en San Pedro Pochutla, un lugar hermoso. Fui a visitar a familiares muy cercanos, personas muy amigas, estuvimos en una casa particular”, manifestó.

Algunos países han optado por disposiciones de casi toque de queda, de cancelación absoluta de la movilidad, agregó.

Si tuviéramos al país en el mismo grado de confinamiento, tendríamos a regiones del país que pueden liberar actividades, al mismo ritmo de control.

Pongo el ejemplo del Valle de México donde se declaró el Semáforo Rojo. En la Ciudad de México se decretó la suspensión de ciertas actividades, como el caso de los restaurantes que no están abiertos, salvo el envío a casa.

“En Oaxaca, donde está Pochutla, los restaurantes están abiertos, es por eso que la foto a la que han aludido estoy en un restaurante tomando los alimentos en Playa Zipolite”, prosiguió.

REACCIONES A LA VACUNA

En el arranque de la conferencia de prensa, el doctor Víctor Hugo Borja, director de Prestaciones Médicas del IMSS, detalló que han dado seguimiento puntual a posibles casos de reacciones a la vacunación contra el COVID19, hasta ahora realizada en personal de salud y utilizando las dosis de la marca PfizerBioNTech.

“Mujer de 32 años, médico internista, alérgica a sulfas y antecedentes familiares. Fue vacunada el 30 de diciembre y presentó reacciones como hinchazón de lengua, ronchas en el cuello y tuvo convulsiones.

31 de diciembre presentó nuevas convulsiones y fue enviada al IMSS de Nuevo León”, detalló.

El médico agregó que el 1 de enero la misma paciente presentó más convulsiones y se instaló en tratamiento intensivo, para luego comenzar con el intercambio de plasma.

La doctora presentó un Evento Supuestamente Atribuible a la Vacunación e Inmunización y sigue bajo observación, aunque se ha mantenido estable, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *