Cero goles; dos finalistas

D07121416(1)

 

GMX

 

México, D.F.- Con cero goles en las series de vuelta de semifinales, disputadas ambas este domingo en la Sultana del Norte y el Distrito Federal, América y Tigres son los finalistas que disputarán el título del futbol mexicano.

Si sumamos los ceros de ahora, con los de los encuentros de ida, totalizamos tres goles en cuatro juegos.

En la historia del futbol mexicano, la edición Apertura 2014 es ya la Liguilla menos productiva de todas, desde su nacimiento, a principios de los años 70, la cual —con el correr de las edades— sufrió varias transformaciones, conforme evolucionó, desde fases semifinales, diversas liguillas grupales, hasta su formato actual.

En ninguna de ellas es posible comparar el pobre rendimiento alcanzado hasta la fecha.

El 0-0 entre Tigres y Toluca —de ida y vuelta— lo debemos sumar con el doble 1-1 registrado por los mismos Tigres en la eliminatoria de cuartos de final que le ganaron al Pachuca. Así las cosas, con cuatro empates y sólo dos goles a favor en 360 minutos, el equipo de Ricardo Ferretti se encuentra en la gran final del campeonato.

El otro finalista, el superlíder América, tampoco elaboró muchos goles para alcanzar el mérito. Con apuros venció 1-0 a Pumas en el duelo de vuelta de cuartos de final y por su mejor posición en la tabla aterrizó a semifinales, donde superaron 0-3 al Monterrey en la ida y luego adormecieron ayer domingo a sus aficionados, en el Estadio Azteca, con otro par de roscas, el tercero en lo que va de la Liguilla.

Curiosamente, los tres encuentros que han terminado sin goles, en esta “Fiesta Grande”, han sido de semifinales. De ahí que en dicha etapa sólo se pueden presumir las tres dianas marcadas por las Águilas en la ida. Dicha cifra, por sí sola, es la más pobre en la historia. En las temporadas 1981-82 y el Verano 2002, únicamente se consiguieron cuatro goles. Hasta este domingo eran las menos productivas, hoy lo es el Apertura 2014, con tres anotaciones.

Sin embargo, también en los cuartos de final la suma de goles ha sido limitadísima. En ocho juegos se marcaron 13 goles, suma que empata la registrada hace 30 años, en la ronda de cuartos de final de la temporada 1983-84. No obstante, en las semifinales de esa Liguilla se marcaron ocho goles, cinco más que en la actual. Porcentualmente los 16 goles obtenidos en esta Liguilla —a la fecha— equivalen a 1.3 goles por juego. Algo realmente para el olvido.

Lo más parecido a la producción registrada por los finalistas en estos playoffs se remonta a la citada campaña 1983-84. Los 13 goles de cuartos más los ocho de semis dieron la suma de 21, algo que aún está muy por encima de los 16 alcanzados en estas dos semanas.

Entre tantos números, hay que lamentar también que tres de las series de cuartos de final se resolvieron por la mejor posición en la tabla de parte de los involucrados, gracias al empate global (1-1) que tuvieron América-Pumas, (2-2) Tigres-Pachuca y (2-2) Toluca-Jaguares. La peor ha sido, sin embargo, la semifinal Tigres-Toluca (0-0), sin un gol en 180 minutos, que constituye igualmente la cuarta serie que define al mejor posicionado en la Liguilla.

De ahí que el famoso gol de visitante se haya convertido curiosamente en un factor en contra para el espectáculo, porque los equipos, lejos de apostar por arriesgar, se reservaron en casa.

Si recordamos los millones de dólares de las cuatro franquicias semifinalistas, que en conjunto suman 189.9 millones de dólares (51.2 millones del América, 50.1 de Monterrey, 45.9 de Tigres y 42.7 del Toluca), los tres goles de esta ronda son los más caros de la historia: 63.3 millones de dólares por gol.

Así, tenemos una final inédita en puerta. Águilas y Tigres nunca se han enfrentado para disputar el campeonato del futbol mexicano. Anteriormente, se han encontrado en semifinales en 1981-82, con triunfo para los del norte. En 2005 remontaron un 1-3 adverso, en cuartos. En la misma ronda clasificó América a costa de ellos en 2013.

El partido de ida de esta final se celebraría el jueves 11 de diciembre a las 21 horas en el Estadio Universitario de Monterrey, y el de vuelta, el domingo 14 de diciembre a las 18 horas en el Estadio Azteca; mas estos horarios todavía están por confirmarse.

 

 

Vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *