Cha cha chá: La Feria

SR.  LÓPEZ

Tío Andrés no era tonto pero no tenía fama de inteligente. Era especial. A ver si me explico: una noche llegó a su casa y tía Lola, su esposa, lo esperaba con cara de funerales en la sala junto con su hija, la prima Lolita, que se casaba en un mes. A la pregunta de rigor de ‘¿qué pasa?’, la tía le soltó el balde de agua helada: -Se cancela la boda –y la prima soltó un llanto de plañidera profesional. El tío, se sentó a su lado, la abrazó y le dijo a la tía: -¿Ya cancelaste con la modista? –más llanto de la prima y miradas de furia de la tía. Así era él, especial.

Como bien sabemos, los mexicanos andamos de malas hace meses, porque no acaban de presentarnos disculpas España y la iglesia católica. No se puede seguir así, ya recogemos las uñas del suelo para volverlas a morder. Que alguien haga algo, que le entre la ONU o el Trump: España y el Vaticano nos la deben, tienen que disculparse por las que nos hicieron hace 500 años. Es cosa de principios. ¡Qué caray!

Y se le está haciendo tarde al Presidente para mandar recado al Gobernador de Tlaxcala urgiéndolo a que presente disculpas por haberse aliado con Hernán Cortes para derrotar a los aztecas. ¡Carambas!

Y por lo mismo, el de Texcoco y las autoridades locales de Coatlichan, Huexotla, Atenco, Otumba, Tuzapan, Maxcalzingo, Nauhtlan, Huaxtepec y las de los lugares de que eran oriundos los huexotzingas, cholultecas, chalcas, tamanalcos y acolhuas, que también se aliaron con los españoles, que el asalto a Tenochtitlán lo hicieron 150 mil indios y mil peninsulares, digo, calcúlele quién derrotó a los aztecas.

Y nada de distraerse con los asesinatos que van en este gobierno: 63,895 fiambres del 1 de diciembre de 2018 al 12 de octubre de este año ‘horribilis’, y mucho menos caer en la trampa de comparar con los 30,321 homicidios de todo el sexenio de Peña Nieto y los 19,571 de los seis años de Calderón. Este gobierno en menos de dos años, acumula más del doble de asesinatos que los ocurridos en los seis años de Peña, Peñita, Pena; y más del triple de los cadáveres que sumó el sexenio de Calderón, como prueba clara de que los malandrines son socios de la mafia del poder, quieren ver derrotada a la 4T, y además, hace sospechar que nos falta fe en la doctrina de ‘abrazos no balazos’.

Pero no todo es color ojera de mujer: es un gustazo el júbilo del pueblo mexicano ante la maravillosa noticia de que desde el 8 de este octubre, el museo Quay Branly-Jacques Chirac de París, reabrió sus puertas con una magna exposición de piezas arqueológicas olmecas y de otras culturas del Golfo. ¡Ajúa!

Se llevaron allá más de 300 piezas incluida una cabeza de piedra de más de 5 toneladas de peso. La inauguración corrió a cargo de la señora Beatriz Gutiérrez de López Obrador, acompañada por la esposa del presidente de Francia, Emmanuel Macron, doña  Brigitte, que de plano no se aguantó la risa, pero no importa: en las fotos parece como que sonríe muy contenta: ¡los olmecas en París!, qué gran noticia y sí que lo es, pues como explicó desde febrero la secretaria de Cultura del gobierno federal, Alejandra Frausto Guerrero, esta exposición “(…) pondrá los ojos en Tabasco, para que la gente venga a conocer de dónde surge la cultura Olmeca”… importantísimo. Ya se les queman las habas a los parisinos por venir a ver esa cultura que llamamos olmeca, aunque nadie sepa cómo se llamaba porque no se ha logrado traducir su escritura. Como sea, en toda Francia se canta: ¡vamos a Tabasco que Tabasco es un Edén!

Y para el eterno amargado que nunca falta: no importa cuánto se haya gastado el gobierno en transporte y seguros de las piezas en exhibición, que todo sale de lo mucho que nos estamos ahorrando gracias a la austeridad y la ya desaparecida corrupción, ¿para qué es el dinero si no?… y bueno, sí, claro que también habrá una lana para atender a niños con cáncer, que no coman ansias las mamás y papás, que ni que fuera para tanto: desde diciembre de 2019 a septiembre de este año, nada más han muerto 1,668 criaturas (informe de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer), y en 2019 fueron poco más de dos mil, no va usted a comparar con los muertos por la delincuencia, no hay que dramatizar, no, ni hay que andarse fijando en que para fomentar la práctica del béisbol la 4T dispuso de 350 millones, cantidad cercana a lo que se recortó al presupuesto del sector salud. Antes de criticar piense, ¿no es importante el deporte?… ¡ah, verdad! Y por cierto: ¡nada de que hay desabasto!: medicinas había pero se las robaron, para que se lo sepa (pero ya se está investigando, dijo ayer el Presidente, eso sí).

Otra magnífica novedad es que la señora Gutiérrez de López Obrador, ya encarrerada, va a luchar a brazo partido hasta conseguir que venga a México el penacho de Moctezuma… sí, señor… aunque sea prestado, pero no está fácil porque dicen que si viaja se deshace y los austriacos ya le agarraron cariño, pues lo tienen desde 1596 (en la colección del archiduque Fernando II)… y ‘ultimadamente’, si no lo devuelven ni lo prestan nos queda el consuelo de que nadie sabe de cierto si de veras el plumero fue de Moctezuma.

Para que nos hagamos una idea de lo bien que está todo, esas son las preocupaciones del Presidente de la república: montar una exposición en Paris, conseguir prestados códices y un plumero, que se disculpen países extranjeros con México, por sucesos de hace medio milenio. Así de bien estamos.

Como la 4T piensa en todo, para impedir que decaiga el ánimo, nos regala con la bonita lucha a 300 caídas sin límite de tiempo entre Porfirio, ‘El mil máscaras’, contra Mario Delgado, ‘El enmascarado de caca’, con su público chairo, armando bronca en la gradería.

Y se comenta esto último sin ánimo beligerante, solo para recapacitar en qué tan cierto es el infinito poder del Presidente: no ha podido ni poner al dirigente de su partido. Por eso mejor dedica su tiempo a montar revistas cómico-musicales, como la de ‘¡Los olmecas llegaron ya… y llegaron bailando cha cha cha!’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *