Chiapas, decisiones

“Tus colaboradores son la cara de tus principios”

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

En esta columna he sostenido que Rutilio es un político de recia contextura moral y emocionalmente equilibrado. Enarbola la unidad y se aleja del maniqueísmo. Su calidad profesional y su respeto al Estado de derecho son  difícilmente objetables. Vamos por partes. Avanzan los pueblos cuyos gobiernos reconocen sus errores y los corrigen con decisión. Esto implica humildad en los gobernantes y dominio de sí mismos, para vencer el narcisismo de quien se cree intelectual y moralmente superior. Los objetivos y programas de gobierno no son dogmas, los gobernantes avezados saben rectificar decisiones en función de las circunstancias y no caer en el rito de la liturgia. Es propio de estadistas y hasta de sentido común el remover,  en el momento correcto, a colaboradores desprestigiados ante la opinión pública, por lo aberrante de sus decisiones o por su persistente y ofensiva mediocridad. Por desgracia, hay ejemplos de liderazgos en México y en el mundo, que tienen un horror patológico de aceptar, para sí mismos y ante el sentir popular, que se equivocaron. Hay un oculto mecanismo de autoengaño y ego; quizá de complicidad. Es válido otorgar oportunidades a los amigos o recomendados por jerarquía política, pero el compromiso, léase,  es con la oportunidad de buena fe, mas nunca debe ser con la indolencia o ineficiencia de los recomendados, en detrimento  de los gobernados. Esta fue la divisa de gran parte de lo mejor de la historia política del país: “Acepto de buena gana a mi amigo o al recomendado, pero si no funciona se va”.

¿Y los asesores? Hace unos días autoridades del gobierno del estado de Chiapas, anunciaron el cierre de playas y balnearios en Semana Santa, que fue noticia nacional. Aunque ese mismo día  el presidente AMLO dijo que las playas del país eran seguras; en lugares como Acapulco, con semáforo rojo, el sector turismo operará al 50% de su capacidad, en Sinaloa se contemplan cierres parciales, al igual que en otras entidades, advirtiendo siempre cautela, el uso de cubrebocas y la sana distancia. El jueves hubo un bloqueo carretero de restauranteros, palaperos, transportistas y comerciantes de Puerto Arista, Boca del Cielo y otros sitios turísticos que se tradujo en hileras de trailers, pipas, automóviles, y autobuses varados en la intersección a Tonalá, en la carretera costera que comunica con Centroamérica. El mismo día que el Comité Estatal para la Seguridad en Salud, en voz del Dr. José Manuel Cruz Castellanos manifestó que no abrirían las playas, dos horas después rectificó y dijo que siempre sí. ¿Esta rectificación es negativa per se? Por supuesto que no, denota sensibilidad de quien lo designó, para rectificar una medida cargada de buenas intenciones, en tanto está en juego la salud de los chiapanecos, pero se antojaba inviable en cuanto a que afectaba la economía de los lugareños, la mayoría de los cuáles esperan con fruición desde hace muchos años, la Semana Mayor, para obtener ingresos de subsistencia para gran parte del año. El conflicto era previsible, nadie lo vio. Suele decirse que el dilema era y es, salud o economía, la OCDE y el ejemplo de varios países nos indican que es falso tal dilema, si los gobiernos asumen integralmente y a plenitud sus responsabilidades, de las cuáles no están exentos los ciudadanos.  Lo que procede es poner los filtros necesarios y adoptar políticas públicas integrales, con información oportuna, para que salud y economía no se excluyan mutuamente. Se notó la ausencia de la Secretaria de Turismo, pues el conflicto, aunque se tornó político, afectaba seriamente al sector en esa región. La ausencia del Secretario de Salud fue justificada, hubiese sido un linchamiento. Hoy vemos que trabajadores del Sindicato Único Independiente del COBACH bloquearon la carretera Costera y Panamericana, a la altura de Comitán, afectando a cientos de personas que, según crónicas, perdieron vuelos de Tuxtla a Ciudad de México y vuelos internacionales. Su principal demanda es la ampliación de la toma de nota del comité ejecutivo, cuya representatividad dicen tener, aún cuando no toda la base sindicalizada apoya el movimiento. Hasta el jueves por la tarde continuaban privados de su libertad empleados del Ayuntamiento de Oxchuc, manteniendo bloqueada la carretera Ocosingo- San Cristóbal, en el kilómetro 194, para exigir el pago del Copladem. Maestros radicalizaron sus protestas para demandar el pago de salarios que les adeudan autoridades educativas desde el 2015. El miércoles un  precandidato de Morena a la alcaldía de Chilón fue asesinado, con uno de sus hijos.

Ingobernabilidad

Hay quienes hablan de ingobernabilidad o desgobierno, cada vez más frecuentes en algunas regiones del estado. No es así. Por desgracia, Chiapas ha vivido episodios lamentables y hasta condenables en diferentes épocas, y en tiempos electorales los conflictos crecerán. Es la hora de saber escuchar y saber rectificar, reivindicar a la política como instrumento de diálogo y negociación, y con una reingeniería de la administración pública. Que ésta sea la oportunidad de conformar un equipo de profesionales probados, experimentados, capaces y honestos, más allá de la amistad por sí sola; un equipo que vista, que esté a la altura de los desafíos y engrandezca al gobernante. Política y administración no son excluyentes, juntas forman el núcleo de la legitimidad bien entendida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *