¿Cómo tener agua más limpia en casa?

El agua es un elemento crucial para la vida del ser humano. Es por eso que el lavado de cisternas y tinacos es de vital importancia para tener agua limpia y pura en casa.

Los tinacos y cisternas son los recipientes en donde se almacenan grandes cantidades de agua para asegurarse de siempre tener agua potable a la mano. El agua llega a casa desde el sistema municipal y se almacena después de llevar un proceso de limpieza.

Los tinacos y cisternas tienen la misma función y principalmente cambia su ubicación en la casa o edificio. La cisterna se coloca debajo de la tierra y requiere de especialistas que puedan analizar dónde colocarla según el tipo de agua y de suelo.

Por otro lado, a diferencia de una cisterna, el tinaco se coloca en el techo de la casa o edificio, a mínimo dos metros de la última salida de agua. Aunque el tinaco está más visible, igualmente se recomienda solicitar ayuda de personas expertas en cómo instalar un tinaco.

Se acomoda en una base sólida para poder quedar más alto y ayudar a mejorar la presión del agua, se conecta a las tuberías de entrada y salida de agua, y se llena ya que se acomoden todos los accesorios como el flotador y el filtro.

El agua puede venir de fuentes superficiales, como son lagos, ríos, o presas, u otras fuentes que se encuentran debajo de la tierra como son los mantos acuíferos. Los gobiernos estatales y municipales se encargan de llevar a cabo un proceso de desinfección del agua llamado potabilización. Aunque este proceso varía según el lugar y la dureza del agua de la zona, en genera puede dividirse en cinco pasos.

Durante el pretratamiento se eliminan sólidos más grandes y se hace una desinfección previa. En la etapa de coagulación se regula el pH del agua, y posteriormente se separan partículas densas mediante la decantación. Se realiza la desinfección mediante algún agente (el más común es el cloro, aunque se puede hacer con otros agentes como dióxido de cloro u ozono), para finalmente hacer un análisis en el que se asegure que se haya llevado a cabo el proceso correctamente.

¿Cómo tener agua más limpia en casa?

Todo este proceso se hace con la finalidad de enviar el agua lo más pura y limpia posible a casa. Aunque es posible que para poder beberse se recomiende un proceso de purificación más a fondo con un filtro purificador, el agua llega potable y se puede utilizar con seguridad en casa. Sin embargo, no tendrá ninguna utilidad si no se lleva a cabo un adecuado lavado de cisternas y tinacos con regularidad. De acuerdo con la Secretaría de Salud de México y la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), los tinacos y cisternas deben limpiarse cada seis meses para asegurarse de mantener el agua limpia, desinfectada, y con la menor cantidad de impurezas.

Para llevar a cabo el proceso de limpieza, aunque es muy sencillo, se recomienda solicitar la ayuda de un experto. Una excelente opción es Plomerisimo.com, que tiene un servicio de lavado de cisternas y tinacos, con todo el respaldo de Rotoplas. Se solicita el servicio directamente en su página —incluso vía WhatsApp— y solamente se pide cerrar la llave de entrada de agua al tinaco unos días antes para que se vacíe en ese tiempo y no se desperdicie agua. Se utiliza una escoba (de preferencia tipo cepillo), un cepillo de mano y jabón neutro (nunca detergente) para cepillar las paredes y piso del tinaco. Se enjuaga y se desinfecta, por lo general con un poco de cloro disuelto en agua. Es un proceso muy rápido y sencillo que ayuda a tener agua más limpia en casa y sólo debe hacerse cada seis meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *