Comuneros de Chiapa de Corzo toman instalaciones de CONAGUA

Esteban Ramírez/GMx
Tuxtla Gutiérrez.- Cansados por la nulas respuestas de las autoridades de Conagua, habitantes de trece colonias del municipio de Chiapa de Corzo,  quienes se han visto severamente afectadas por la extracción de arena del Río Santo Domingo tomaron las instalaciones de dicha dependencia como medida de presión para ser atendidos.
Desde temprana hora, de ayer jueves, alrededor de cien comuneros arribaron a la delegación y cerraron todos los accesos de las oficinas para obligar al delegado a recibirlos y darle continuidad a sus peticiones.
Denunciaron que desde hace varios años han solicitado el retiro de varias empresas extractivas de arena, las cuales ha causado  severos daños al ecosistema de esa zona y a afectado la salud por el constante derrame de aceite hacia las corrientes de agua.
«Las máquinas de dragado han hecho grandes pozos que llegan a tener una profundidad de hasta 10 metros, son un verdadero riesgo para los habitantes que aveces caminamos por ahí. El peligro de morir ahogado es alto, porque aveces pareciera que en suelo firme» mencionó uno de los comuneros afectados, quien no reveló su nombre.
Dijo que a causa de esos grandes hoyos que perforan las máquinas se han secado sus pozos artesianos, ya que las corrientes subterráneas se han desviado o en su defecto han desaparecido. Lo lamentable es que, ninguna autoridad hace caso a esas denuncias.
Los comisariados ejidales de las trece colonias ribereñas aseveraron que desde hace cuatro años a la fecha ha ido en aumento el número de empresas extractivas de material pétreo. Las autoridades de Conagua autorizaron permisos de extracción sin saber el tremendo daño ambiental que se esto genera.
Desconocen los nombres de los propietarios de dichas empresas y las autoridades no les han querido informar, es una situación que las mismos directivos de CONAGUA, dijeron, manejas con sigilo.
Son más de siete kilómetros de paisaje desolado lo que ha quedado por ese irracional saqueo de arena, dijeron. Poco a poco han ido invadiendo nuevos terrenos y con ello la pérdida de  árboles de sauce cuyas ramas y raíces llegan a dar a las aguas del Río Grijalva y lo que es peor, son arrastradas hasta la parte media del Cañón del Sumidero las cuales se acumulan con otros residuos sólidos.
Hicieron un llamado al gobernador del estado y al gobierno federal a prestar mayor atención a esta problemática ya que les ha generado severas pérdidas económicas al no tener una garantía sobre su producción agrícola que se basa de riego, ya que constantemente lo que antes era extensos cuerpos de agua ahora solo quedan grandes cúmulos de arena y tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *