Comunidad LGBTTTI exige diálogo con el cardenal Norberto Rivera

Miembros de la comunidad LGBTTTI llegaron este lunes a la Curia de la Arquidiócesis Primada de México para exigir un diálogo con el cardenal Norberto Rivera Carrera. Presionaron con una protesta desde las puertas del edificio, mancharon las paredes con manos pintadas de rojo y pusieron sellos de ‘Clausurado por promover el odio’.

El padre Álvaro Lozano Platanoff, encargado de la Comisión de Cultura de la Arquidiócesis, salió a recibirlos.

Sostuvo un diálogo previo con la activista Diana Sánchez Barrios, en el que, como Iglesia, les pidió perdón y les exhortó a cambiar la confrontación por una unión como sociedad.

Siento que, a veces, los comunicados de algún diario los pudieran estar ofendiendo, del diario Desde la Fe. Creo que no se hacen con la voluntad de ofender, por desgracia lo están haciendo, ojalá también eso mismo se pueda cambiar. Como Iglesia de nuevo té lo reafirmo, queremos difundir a un Cristo que es todo amor, un Cristo cercano de todos, capaz de unirlos a todos; yo no soy Cristo, pero lo quiero ser, y si tú me ayudas lo podemos lograr”, dijo el presbítero.

Diana reconoció que el Papa Francisco mantiene posturas incluyentes hacia la comunidad LGBTTI, y cuestionó “¿por qué los obispos y cardenales de México no siguen esta línea?”.

Luego de una hora de reunión al interior de la Curia, Diana y el padre Álvaro salieron nuevamente a la calle Durango 90. La activista se dijo conforme con el acuerdo, pues programaron un primer diálogo para el próximo lunes en la misma sede, en el que posiblemente estará presente el arzobispo Primado de México.

El acuerdo que tuvimos es empezar a tener una mesa sobre un tema del constituyente que vamos a abrir en la Ciudad de México, para crear este párrafo nos vamos a sentar, vamos a llegar con propuestas”, le dijo a la activista de Pro Diana AC.

La exigencia principal de la comunidad es terminar con posturas homofóbicas de la jerarquía de la Iglesia católica y del semanario católico Desde la Fe.

 

Por: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *