Corea del Norte

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

“No encontrarás nunca la verdad si no estás dispuesto a aceptar también aquello que no esperabas”

Marcelo Ebrard declaró que el gobierno mexicano está trabajando para reabrir la relación diplomática y comercial con Corea del Norte, país gobernado por el dictador Kim Jong Un. Es uno de los países más aislados del mundo, con severas restricciones a la entrada y salida de personas. Todo está controlado por el Estado y se rige bajo los principios de la ideología Juche, una interpretación coreana del socialismo, que plantea desarrollar una conciencia ideológica para transformar la realidad, “las masas populares son las dueñas de la revolución”.  En la actualidad existen grupos de estudio de Juche en diversos países como Corea del Sur, Reino Unido, Japón, España, Australia, Venezuela, Argentina, Brasil, Perú y México. En 2017 el gobierno expulsó y declaró  “persona non grata” al embajador de Corea del Norte por los ensayos nucleares. En diciembre de 2018 Kim Jong Nam presidente del presídium de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de ese país, asistió a la toma de posesión del presidente López Obrador. Por su parte, Trump fue el primer presidente de EU en funciones que visitó Corea del Norte, en “un día legendario, histórico”.

Durante más de 70 años este país ha estado en manos de una  familia que proclama su derecho divino a gobernar. Aunque posee misiles balísticos intercontinentales, los ciberataques son el arma más poderosa de ese país, con un ejército cibernético de miles de operadores que hackean a sistemas financieros en el mundo y roban fondos de cuentas transfiriéndolos a sus propias cuentas, según un Comité especial de la cámara baja de los EU. Con una población de cerca de 27 millones de habitantes, alrededor del 40% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y en situación de desnutrición, en gran medida  debido a las catástrofes naturales que azotan al país, el coronavirus, las sanciones internacionales impuestas por la ONU, el descomunal gasto de millones de dólares en armamentos y un régimen político y económico disfuncional y fracasado. Muchos niños se encuentran sin hogar y deben enfrentar condiciones de vida muy adversas. El excéntrico líder reconoció el fracaso de su modelo e intentó impulsar un “sistema socialista de funcionamiento empresarial responsable”, se dieron incentivos a las granjas colectivas para incrementar su productividad, incluyendo el derecho de quedarse con las ganancias. El nuevo modelo funcionó. Aumentaron las exportaciones y lograron un crecimiento de 3.9% en 2016, pero el excéntrico líder acompañó el  crecimiento con la expansión de su programa de armamentos y una bomba de hidrógeno; el Consejo de Seguridad de la ONU respondió restringiendo todas las exportaciones provenientes de ese país.  Para 2017 la economía se contrajo 3.5% y en 2018, 4.1%. Hoy Corea del Norte es uno de los países más corruptos del mundo, se colocó en el lugar 174 de 176 naciones analizadas, México está en el lugar 126, según  el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional.

El inmenso intelectual y filósofo Slavoj Zizek nos ilustra, “en la actualidad cabe afirmar que Corea del Norte ya no es un país comunista, ni siquiera en el sentido estalinista: ha cortado todo vínculo con la Ilustración, cuya idea de universalidad obliga a un régimen a exponer a todos los ciudadanos a la propaganda oficial. Shin Dong Hyok, que huyó de una {{zona de control total}} de Corea del Norte…ha informado que los prisioneros enviados a esas zonas nunca pueden salir de ellas: se les hace trabajar en minas o explotaciones forestales hasta que mueren. Las autoridades ni siquiera se molestan en darles una educación ideológica… en la parte del campo donde vivía Shin, había unos mil niños ahí nacidos, pero ni un solo libro de texto. Los pueblos de toda Corea del Norte están decorados con lemas comunistas y retratos de Kim Jong II. En el Valle número dos sólo había un eslogan grabado en una placa de madera: {{¡Todo el mundo a trabajar!}}…el mecanismo disciplinario en estado puro, despojado de toda justificación ideológica…cuando unos periodistas occidentales preguntaron a unos pacientes ciegos por qué querían curarse, todos afirmaron que era para contemplar a Kim Jong II, a quien todo se lo debían”.

En una realidad paralela, a los niños con oportunidad de asistir a las escuelas primarias se les enseña que su líder Kim Jong II es tan limpio que ni orina ni defeca. El régimen ha incorporado dimensiones sobrenaturales en el ethos; cuando murió Kim II Sung “miles de cuervos se posaron en el suelo porque la gente lloró tanto que decidieron no llevarse su alma”. Aunque parezca absurdo la pregunta obligada es si la gente en verdad lo cree; con esos niveles de analfabetismo, superstición y culto a la personalidad, hay acaso un complejo mecanismo de autoengaño? Marcelo abrió el ostión. Esta decisión de política exterior tendrá resonancia, una más, en los EU y la ONU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *