“De eso no se habla”: La Feria

SR. LÓPEZ

Para tío Carlos y tía Eugenia (de los toluqueño-maternos), la pureza virginal indiscutible de sus tres hijas, parecía ser el objetivo principal de su matrimonio. Cuando a la menor de ellas a sus 16 primaveras, le empezó a crecer la panza, nadie en la familia se atrevió a ni siquiera insinuar una pregunta que por lo demás, tenía obvia respuesta. No se hizo la menor referencia al asunto ni durante ni después, cuando ya gateaba la criatura en casa de los tíos. Otro día le cuento el papelón que hicieron cuando la nena se puso de novia y pidieron su mano… más vale un colorado.

Vuelve el alma al cuerpo, ayer hubo dos buenas noticias:

Primera: se difirió para febrero próximo la discusión en la Cámara de Diputados de la reforma a la ley que rige al Banco de México obligándolo a zamparse todos los dólares en efectivo que los bancos comerciales no puedan colocar o repatriar a los EUA, lo que no equivale a que el sentido común vaya a imponerse, pero sí que se agarrotó la maquinaria legislativa del Poder Ejecutivo en el Congreso, no por las advertencias del propio Banco de México, la Unidad de Inteligencia Financiera y toda la banca privada y especialistas en finanzas que hay en México, no, con todo eso se abanica la morena de fuego que manda en el país, sino que se acalambró por las opiniones que del exterior llegaron de parte de la calificadora Moody’s y del poderoso Bank of America; las más graves: el Banco de México se transformaría en un imán internacional de dinero sucio; la calidad crediticia del país podría bajar; y se podría paralizar todo el sistema de pagos de México (toda la banca), pues desde instancias internacionales podrían auditar al Banco de México. Como sea, se aplazó esta inexplicable iniciativa que abre un frente de batalla adicional a un gobierno empeñado en buscar siempre un nuevo atolladero, que es sinónimo de atascadero.

La segunda cosa que ayudó a regularizar el pulso de nosotros los del peladaje, fue que ¡por fin!, nuestro Ejecutivo se dio cuenta ayer que el siguiente Presidente de los EUA, es Joe Biden y le mandó una carta muy simpática. No sabe uno si debe creer el rumor de que don Biden pegó brincos de gusto al recibir el reconocimiento de nuestro líder. Ha de ser.

Sin embargo, también ayer, el Presidente hizo una declaración en su madrugadora, sobre un tema que a la generalidad de los tenochcas simplex nos inquieta: la guerrilla. Dijo: “Hay tranquilidad y paz en todo el territorio. No tenemos ninguna información de grupos armados guerrilleros en el país (…) no hay indicios de su presencia, repito, en ninguna parte del territorio nacional”; agregó que no hay oposición armada a su gobierno.

Muy bien, lo tercero parece cierto, su gobierno no es combatido por la vía armada. Y no es moco de pavo, es algo mejor que bueno.

No obstante, lo primero, que hay tranquilidad y paz en todo el territorio, exige varios párrafos a pie de página explicando qué se entiende por paz y tranquilidad, pues, seguimos con índices de violencia inaceptables, por más que no sean por guerrilla ninguna.

Y lo segundo, eso de que no tiene información sobre grupos guerrilleros o mintió o está mal informado y como no miente, según él mismo nos ha hecho saber, entonces no lo informan bien. Muy mal.

Son decenas los grupos guerrilleros que ha habido en México y no es creíble que se hayan desarticulado todos el 1 de diciembre de 2018, gracias al arribo al poder de la 4T. Cuando menos el EZLN le ha mandado cartitas nada amables al Presidente. Ahí están, los de EZ existen.

Si alguien busca información acerca de esto, sin querer enredarse en el laberinto de los datos oficiales, se puede encontrar con que apenas el 13 de octubre del año pasado, la revista Newsweek publicó una entrevista a Fritz Glockner, poblano hijo de guerrillero, nieto del primer rector socialista de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; autor de varios libros, entre otros: ‘Memoria roja’ (la guerrilla en México de 1943 a 1968); y ‘Los años heridos’ (lo mismo, de 1968 a 1985).

Don Fritz, se esté o no de acuerdo con él, es señor serio y catedrático respetado aquí y en los EUA. Bueno, pues a la pregunta “¿En qué situación se halla hoy en día la guerrilla, los movimientos guerrilleros, y su contraparte, la guerra de baja intensidad?”, respondió:

—“Actualmente existen. Hasta el censo último que obtuve tanto por fuentes de seguridad nacional como por la hemerografía, existen en la actualidad, en activo, 19 grupos armados. Si no en activo, por lo menos se han expresado de manera no violenta. Hace unas semanas tuvimos un comunicado del subcomandante Galeano anunciando la creación de 11 nuevos caracoles, 11 nuevas participaciones sociales dentro del zapatismo en Chiapas”.

No es palabra de Dios pero el señor, del tema, sabe. Y puede ser que a eso se refiera el Presidente, pues la respuesta transcrita de don Fritz, aclara que los grupos guerrilleros no están en activo y que se han expresado de “manera no violenta”. O sea, puede ser que el Presidente no haya mentido, ¡uf!, menos mal… pero entonces es ninguneo.

Si solo existiera el EZLN en el territorio nacional, ya estaría de pensarse el asunto. Por más en desacuerdo que se esté con ese movimiento, se ha de aceptar que en los hechos han probado tener el liderazgo de una inmensa cantidad de gente y relación con muchos grupos y organizaciones en el resto del mundo. El Presidente sabe que existen, claro, y seguro no se le olvidan las cartas de profundo rechazo a él y Morena de parte del EZLN. El 1 de enero del año pasado, le ratificaron su oposición al Tren Maya y lo bañaron con descalificaciones que este pudoroso tecladista no se atreve a transcribir pero dejaron muy clara su postura: “Vamos a pelear y lo vamos a enfrentar”.

La postura de nuestro gobierno es la de ‘amor y paz’… qué bueno, pero hay cosas ineludibles. No se resuelven problemas tan enredados nada más ignorándolos, no da frutos en cosas de gobierno guiarse por el principio avestruz de que “de eso no se habla”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *