De qué se trata: La Feria

SR. LÓPEZ

Ignora el del teclado si usted durante su infancia, estuvo sujeto al régimen jurídico materno-paterno, sustentado en un solo principio, inapelable: “porque lo digo yo”. Este menda intentó sin éxito navegar las procelosas aguas de la absoluta y totalitaria autoridad domiciliaria; y no había jurisprudencia que valiera: -El otro día me diste permiso –alegaba uno echando mano a los antecedentes y la respuesta era: -Hoy no –y si uno se atrevía a preguntar por qué, la respuesta final, definitiva y sin amparo posible era siempre: -Porque lo digo yo –y… bueno, crece uno con hipersensibilidad a lo disparejo.

Sobre advertencia no hay engaño, reza el cínico adagio. Las razones que el Presidente de la república aduce para apoyar la ilícita prolongación de mandato del Ministro Presidente de la Suprema Corte -aprobada en el Senado a la espera de su ratificación en la Cámara de Senadores-, tienen exacta aplicación a otra prolongación de mandato futura: la del Poder Ejecutivo, la de él mismo.

En su madrugadora de ayer, el Presidente se explayó sobre el tema:

“Yo entiendo que es constitucional, que no es inconstitucional, pero eso lo van a decidir en la Cámara de Diputados. Mi opinión ya la externé, es que el Ministro Presidente de la Corte es un hombre íntegro, honesto,  y que ayudaría mucho en la renovación del Poder Judicial, porque urge la reforma al Poder Judicial, entonces si ya se están por aprobar leyes para combatir la corrupción en el Poder Judicial para combatir el nepotismo, si ya se aprobaron esas leyes y para llevar a la práctica, se requiere que el actual presidente esté dos años más porque es garantía de que de eso cambios se van llevar a la práctica, que se van a realizar, yo estoy de acuerdo”.

Primera razón: “el Ministro es un hombre íntegro, honesto”. Considerando que el Gran Juez Nacional es el Presidente y considerando que se califica a sí mismo como el paradigma de la integridad y la honestidad: requisito cumplido.

Segunda razón: “ayudaría mucho en la renovación del Poder Judicial, porque urge la reforma al Poder Judicial”. ¡Más fácil!, el Presidente está transformando no un Poder sino al país y si se prolonga su mandato, ayudaría muchísimo más a esa transformación que nos urge (dicho por él, lo que hace indiscutible su afirmación). Requisito segundo, cumplido en exceso, se pasa de cumplimiento.

Tercera razón: “se requiere que el actual presidente esté dos años más porque es garantía de que de eso cambios se van llevar a la práctica, que se van a realizar”. Si no es usted un fifí relapso, si no es usted un potencial traidor a la patria, si no es usted un saqueador corrupto infame amigo de la mafia del poder, entonces tiene que estar de acuerdo en la fantástica oportunidad que tenemos de garantizarnos la transformación que tanto requerimos sea realidad: requisito súper cumplido.

Entonces, si la prolongación del mandato del Presidente de la Corte es correcta por esas tres razones, y si las mismas razones aplican a la mucho más importante transformación de la vida nacional, a cargo del mucho más importante Presidente de la república, la conclusión es única e indiscutible: el Presidente debe prolongar su mandato. ¿Cómo?… como sea, aprobando una nueva Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, por ejemplo (aunque puede ser el Reglamento de Tránsito de la CdMx, faltaba más), con un transitorio que se lo prolongue al señor y ya, ¡listo!, ¡la patria será salva!

Y vaya usted dejando de lado la observación sobre quién determina qué es o no es constitucional algo. Ya lo definió el Presidente: es la Cámara de Diputados. Se acabó esa antigualla de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es nuestra corte constitucional, ¡no señor!, desde ayer es la Cámara de Diputados.

Dijo más el Presidente, como es su pedagógica costumbre: “Es fundamental, la reforma en el Poder Judicial,  no puede haber jueces ni magistrados,  ni ministros que solo están al servicio de intereses creados, que están al servicio de los potentados, no del pueblo”… ¡chispas! Y uno sin enterarse que ahora los jueces, magistrados y ministros, solo están al servicio de intereses creados (los que no se han creado no cuentan), que están al servicio de potentados, no del pueblo… ¡zambomba!… qué bueno que él sí sabía, ¡salvados!

Más todavía: “No se nos va a volver a presentar una oportunidad así, si no se amplía el periodo, quien llegue va a ser más de lo mismo, va significar más de lo mismo, más de lo anterior, más de lo que significa al anterior régimen”…. ¡ajajá!, ya apareció el peine, se sugiere preparar una procesión de acción de gracias rumbo a Palacio Nacional: los actuales ministros y jueces son del “anterior régimen” y esta es una oportunidad única. Ni modo de desperdiciarla, sí, que se lo prolonguen al Ministro Presidente y nos haga favor de salvar a la patria. ¡Aleluya!

Y como al Presidente le gusta deslizar verdades disimuladas entre sus abundantes ensaladas de declaraciones, agregó:

“Si estamos en un proceso de transformación y hay condiciones, porque en el Ejecutivo se está llevando a cabo una reforma de fondo, y si en el Poder Judicial se puede llevar a cabo esa reforma, ¿por qué no hacerlo? Se rasgan las vestiduras diciendo que se afecta el marco legal (…) Entonces no olvidemos, que estamos aquí para transformar, no venimos a que las cosas continúen igual. Han hecho los conservadores un escándalo, una bulla con este asunto, porque saben de lo que se trata”.

¿Ya vio?… con motivo de la prolongación de mandato del Presidente de la Corte, nos recuerda: que él vino a transformar; que él no vino a que las cosas sigan igual; y que los ‘conservadores’ (se solicita información), han hecho escándalo porque saben de lo que se trata. Bueno, la “bulla” la han hecho los de la clase política y los jueces, nosotros los del peladaje ni un balido echamos, ni una discreta queja, que para eso está él, voz del pueblo (del bueno, no se apunte); pero eso no quita que cuando acierta, acierta: sí sabemos de qué se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *