Decenas de miles protestan en Rusia, con saldo de más de 4 mil detenidos

GMx

Decenas de miles de personas se manifestaron en la calles de un centenar de ciudades rusas -desde Smolensk en el oeste hasta Vladivostok, en la costa del Pacífico- respondiendo al llamado del opositorAlexei Navalny, encarcelado desde que regresó a Moscú, el 17 de enero; sin embargo, fuerzas del orden realizaron más de 4 mil 400 detenciones.

Con la excusa de que las protestas no habían sido autorizadas, un impresionante despliegue de tropas antimotines (las Omon) reprimió con violencia, sobre todo en Moscú.

El centro histórico de la capital fue totalmente bloqueado, impidiendo a los manifestantes acercarse a la plaza de la Lubianka, delante del edificio del FSB (ex KGB), sede de los servicios de seguridad.

El 23 de enero, unas 20 mil personas se habían reunido en la plaza Puchkine, a unos dos kilómetros del Kremlin. De allí fueron dispersadas hacia las avenidas cercanas, donde se produjeron violentos enfrentamientos con la policía y cerca de 4 mil detenciones.

La orden del Kremlin parece haber sido impedir que los manifestantes consiguieran agruparse, obligando a la gente a cambiar de lugar de encuentro varias veces. Según la organización independiente OVD-info,  mil 357 personas fueron detenidas en la capital, cerca de 4 mil 400 en otras 70 ciudades en todo el país.

«Putin ladrón», «Libertad (para Navalny)». Los mismos eslóganes de la semana pasada resonaron hoy en las filas de los manifestantes que expresaron los mismos argumentos de exasperación ante la degradación de las condiciones de vida en Rusia. Pero si la detención de Navalny parece haber sido el catalizador, para muchos analistas, muchos de los participantes en las protestas no lo hacen por simpatía con el célebre opositor.

«Globalmente no se trata de un apoyo a Navalny. Uno de los eslóganes más vistos es ‘Putin ladrón’. La gente sale a la calle porque está harta de la corrupción en las más altas esferas del Estado. Esa es la corrupción que mostró Navalny y que cada ruso ve cotidianamente en su vida. Eso los hace manifestar, además de saber que el Kremlin utiliza sus impuestos para perseguir a los opositores y tratar de envenenarlos, como sucedió con Navalny», explica Cécile Vaissié, profesora de estudios rusos y soviéticos en la universidad Rennes.

Según numerosas encuestadoras independientes, el 40% de la gente que salió a la calle estas dos semanas, lo hizo por primera vez en su vida.

«En parte se debió al impacto de la detención de Navalny apenas bajó del avión. Pero sobre todo a la emoción provocada por la difusión en las redes sociales de su video sobre el llamado ‘palacio de Putin’, estimado en más de mil millones de dólares, símbolo de la riqueza desmedida de las elites», analiza Andreï Kolesnikov, jefe de estudios de Política Interna del Centro Carnegie de Moscú.

(Con información de LaNacion.Com.Ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *