Denuncian zapatistas “criminalización de la protesta social”, en México

GMx

San Cristóbal de Las Casas.- Culminó la llamada Segunda Acción Global contra la Guerra al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), realizada en la Ciudad de México. El objetivo, señalar la escalada de violencia, represión y ataques paramilitares de la Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (Orcao), contra de las bases de apoyo zapatistas.

También se pronunciaron contra los recientes ataques en el Ejido Tila que han dejado como saldo, el asesinado de Pedro Alejandro Jiménez Pérez y heridos con armas de fuego a Medardo Pérez Jiménez, Ángel Vázquez Ramírez y Jaime Lugo Pérez integrantes, además, del CNI-CIG.

En un comunicado de prensa, manifestaron su repudio a los ataques que, consideran, forman parte de un plan contrainsurgente para fomentar la proliferación de grupos paramilitares vinculados también, al crimen organizado y bajo el auspicio del capital financiero.

“Buscan acabar con las Autonomías de los Pueblos y Comunidades Indígenas zapatistas, la organización y resistencia de los pueblos, barrios, tribus, naciones y comunidades del Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno, quienes se oponen a la imposición de los megaproyectos de muerte, como el Tren Maya, el Corredor Interoceánico, el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, el Proyecto Integral Morelos, La Refinería Dos Bocas y la militarización del país”.

Reiteraron su apoyo a todas las organizaciones sociales que luchan por justicia y dignidad de parte de los ejidatarios de Tila que continúan en la construcción de su autonomía y aseguraron que buscan denunciar que la celebración de Independencia de los de arriba, representa para los de abajo, el despojo de la vida.

“No tenemos nada que celebrar en el día de la Independencia que no sea el otro grito de la otra independencia que estamos levantando” y refirieron que la pandemia del Covid-19, ha provocado no solamente crisis económica por el incremento al índice de desempleo, sino que, no hay indicios a mediano plazo de una pronta recuperación económica.

“Miramos una grave crisis en materia de derechos humanos y una violación sistemática a las garantías individuales; se institucionaliza la criminalización de la protesta social y se registra un incremento desmedido de los actos de represión a cargo de las autoridades de seguridad ciudadana estatal o federal, tal es caso de las compañeras que fueron reprimidas por tomar algunas sedes de la CNDH en los estados y la CDMX, para demandar un alto a la violencia de género y la violencia feminicida en nuestro país”, concluyen.

(Con información de Félix Camas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *