Desafía Nuncio Apostólico a delincuencia; oficia misa en Aguililla, Michoacán

GMx

Aguililla, Michoacán.-  El nuncio Apostólico, Franco Cappola, quien ofició una misa por la paz en Aguililla, consideró que la violencia no es exclusiva de Michoacán, sino una problemática de toda la sociedad mexicana, puesto que no hay ninguna arquidiócesis que esté libre de la inseguridad, por lo cual, el Papa pide para México paz.

“La policía no puede con el crimen organizado, es con la participación de toda la ciudadanía que se soluciona el problema”, señaló el representante del Papa en México, Franco Cappola, quien opinó sobre la situación de inseguridad que padecen los michoacanos.

Mencionó que la instrucción del Papa Francisco para los sacerdotes y obispos de la Iglesia Católica en México es acompañar a su pueblo, ya que como italiano sabe que las mafias crecen donde el estado no está.

Reconoció a los párrocos de Aguililla y Tierra Caliente que han estado firmes en acompañar a su comunidad, tal como lo hizo Pedro, pese a que éste en un pasaje de la Biblia había desertado para ponerse a salvo y que regresó al lugar del peligro porque Jesús se le apareció.

El Nuncio destacó que la Iglesia debe ser como una madre que no abandona; una madre que arropa y que acompaña; aunque no pueda hacer nada de resolver los problemas, sino únicamente ser testigo y confortación.

Cappola apuntó que está dispuesto a visitar Michoacán en más ocasiones, ya que sabe que con una visita nada cambiará; no obstante, dijo sentirse reconfortado porque la ciudadanía por unas horas volvió a estar comunicada y porque dejó esperanza.

La inseguridad, violencia, incertidumbre, desaparición de personas, jóvenes secuestrados, asesinatos y hasta reclutamiento obligado de chicos para sumarse a las filas de los grupos organizados es parte de la situación en que están sumidas las familias en esa región.

Por otra parte, habitantes de la comunidad Huahua, municipio de Aquila, denunciaron ser víctimas de ataques desde el aire, con drones cargados con explosivos.

La población de Huahua acusó que los ataques aéreos han dejado heridos entre los pobladores.

Los habitantes de Aquila pidieron al gobierno federal su ayuda, pues el personal militar que se encuentra en el municipio, colabora con los Pulido, El Toro y los «Cárteles Unidos Contra el Cártel Jalisco Nueva Generación».

(Con información de José Cruz Delgado)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *