Dice IMSS que el uso de aceites para curar el “empacho” puede ser peligroso

GMx

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) advierte que aceites y grasas utilizados en bebés para desparasitarlos o curarlos de indigestión (coloquialmente llamada “empacho”), estreñimiento o congestión nasal, son altamente peligrosos y representan un riesgo para desarrollar daño pulmonar, en otros padecimientos.

El pediatra del Hospital General de Zona (HGZ) Número Uno en Tapachula, Adolfo Mendoza Ulloa, dijo que un alto porcentaje de estos casos en niños con problemas digestivos o respiratorios, son por acumular aceites y grasas que no debieron administrarse.

El especialista señaló que los aceites de ricino, oliva y almendras dulces, así como la grasa de  pollo y manteca de cerdo, son causantes de problemas digestivos. En el caso de la congestión nasal, es común aplicar gotas de aceite gomenolado o petrolato (vaselina), supuestamente para “quitarle al bebé  lo mormado”.

Mendoza Ulloa explicó que el uso de estos remedios tradicionales es más frecuente  durante los primeros tres meses de nacido, etapa en la que se presenta la distensión del estómago, flatulencias y evacuaciones liquidas, y la mamá trata de aliviar a su bebé con estas ideas falsas, ya que ninguno de estos remedios funciona.

Lo que las madres o abuelas llaman “empacho”, medicamente se llama dispepsia transitoria del recién nacido, debido a que la leche materna provoca gases y algunos niños tienen problemas para eliminarlos. Es normal que se tengan evacuaciones líquidas o semilíquidas, de olor ácido o fétido y de color verdoso amarillo, porque la leche es un laxante, recalcó.

Recomendó consultar al pediatra y evitar estos remedios caseros, ya que el menor puede sufrir deshidratación por las diarreas provocadas por la purga; disminución de la flora intestinal, con la consecuente intolerancia a la lactosa y a las proteínas de la leche; hasta neumonía lipoídica, en caso de aspirar el aceite o grasa, e incluso bronco aspirar el fluido al forzarle para que lo ingiera, lo que podría derivar en la extracción de  parte del pulmón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *