Diferentes formas de obtener un crédito hipotecario

Es indiscutible que todos tenemos sueños pendientes de cumplir y que la mayoría de la veces, el principal motivo por el que no podemos verlos realizados es la falta de presupuesto, por ejemplo para comprar aquella casa que tanto ansías o ese departamento que tanto necesitas.

No obstante, no te preocupes porque en este post traemos la mejor solución para que tus mejores deseos se hagan realidad. Hablamos de los créditos hipotecarios.

Sin duda alguna son muchas sus ventajas. Para que vayas tomando nota, a continuación te relacionamos algunas de ellas.

¿Por qué es tan buena idea solicitar un crédito hipotecario?

  • Si lo que precisas es una vivienda, el crédito hipotecario es la vía ideal para disfrutar de una casa propia en un corto plazo de tiempo.
  • Ofrece la oportunidad de pagar la vivienda en cómodas cuotas mensuales a largo plazo (hasta 30 años), en lugar de tener que desembolsar todo el total al contado.
  • En línea con el punto anterior, podemos escoger la forma de amortización que mejor se adapte a nuestras necesidades.
  • Gran inversión. Otra ventaja de los créditos hipotecarios es que constituyen una excelente inversión puesto que el cliente podrá habitar la casa mientras la está pagando e incluso venderla, transfiriendo la hipoteca.
  • Ventajas tributarias. Asimismo, los créditos hipotecarios, en su mayoría, ofrecen beneficios tributarios como disminución en el valor de los impuestos que se deben pagar.
  • Igualmente, sus tasas de interés son más bajas que las que brindan otros tipos de créditos.

Qué se debe tener en cuenta a la hora de solicitar un crédito hipotecario

Un crédito hipotecario es un préstamo de dinero que tiene como objetivo la compra, construcción o remodelación de una vivienda o departamento. Al tratarse de una suma importante y de una decisión que marca un hecho significativo en la vida de una persona, es recomendable tomar ciertas consideraciones antes de asumir la responsabilidad de cumplir el sueño de la casa propia.

  • Para empezar desde aquí te recomendamos que busques detalladamente para encontrar la oferta que más se ajusta a tus necesidades. Peina bien la zona en la que estás interesado, infórmate de los precios que se cotizan. Por ejemplo, en Ciudad de México, los precios de venta son de un mínimo alrededor de 3 millones de pesos. Si al ver los precios consideras que aún no estás preparado para la compra, aún puedes ver más opciones, como departamentos en renta.
  • También es muy importante hacer un análisis exhaustivo de tu presupuesto para saber qué cantidad máxima puedes asumir para pagar las cuotas mensuales y hasta cuánto te puedes endeudar. Según Vivanuncios (un portal inmobiliario para buscar casas y departamentos por internet), lo ideal es destinar una tercera parte del sueldo como máximo, aunque debe tomarse en cuenta la cantidad que se cedió como pago inicial.
  • Siguiendo el hilo anterior, sería muy interesante buscar alternativas de viviendas sostenibles ya que suelen tener precios mucho más atractivos.
  • Otro punto a considerar son los gastos posteriores a la compra. Asumir la adquisición de una vivienda es solo el primer paso que conlleva aparejados otra serie de gastos añadidos como por ejemplo, amueblar la casa.

Si tienes en cuenta todos estos aspectos, es seguro que decidirás mejor.

Y ahora, es el momento de averiguar todas las opciones de que dispones para conseguir tu crédito hipotecario.

Algunas formas de obtener un crédito hipotecario

Aunque bien es verdad que algunas financieras y bancos suelen ser muy exigentes, lo cierto es que existen diversas alternativas de créditos hipotecarios para quienes cumplen los requisitos básicos (ser mayor de edad, contar con ingresos estables y demostrables y poseer un historial crediticio impecable). Veamos cuáles son.

  • Este programa está diseñado para mejorar la calidad de vida de los trabajadores públicos. Su funcionamiento es muy sencillo. Si deseas ver más, sigue leyendo: El Fondo de la Vivienda recauda las aportaciones que se ahorran de cada trabajador (Sistema de Ahorro para el Retiro -SAR-). tomando como base la aportación destinada a vivienda, se les ofrece un apoyo económico bajo diferentes esquemas de financiamiento para poder adquirir un inmueble. Además, se le facilita la ayuda de una entidad financiera que se encargará de gestionar todo el proceso de forma totalmente gratuita, a coste cero.
  • Infonavit (Instituto de la Vivienda para los Trabajadores). Esta institución nació en 1972, con la clara finalidad de atender el derecho a la vivienda de los trabajadores, según lo articulado en la Constitución Política de México. El Infonavit otorga créditos hipotecarios para comprar una casa, para construirla o para remodelarla. Cabe señalar que la diferencia principal que lo distingue del resto de entidades es que no te denegarán el crédito a pesar de que tu historial crediticio no sea todo lo bueno que debería ser. Aunque por otra parte, deberás cumplir un requisito indispensable para poder obtenerlo: estar dado de alta ante el IMSS, es decir, ser derechohabiente, al igual que se exige en Fovissste.
  • Entidades bancarias diversas. Las condiciones para solicitar un crédito en estas financieras son prácticamente las mismas que en las instituciones públicas Infonavit y Fovissste, a excepción del requisito de estar dado de alta ante el IMSS, ya que no es imprescindible. Sin embargo, las exigencias que dispensan esta entidades financieras son notablemente más duras.

Y ahora que ya estás informado y sabes que alcanzar la casa de tus sueños solo depende de solicitar un crédito hipotecario, te invitamos a comenzar a buscar la casa que se adapte a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *