Dimes y diretes: LA FERIA

Sr. López
No sé a usted, pero a este menda cuando iba en Primaria no había nada que le diera más miedo que le dieran un papelito citando a sus papás en el colegio (y había que devolverlo firmado al día siguiente, sin cuentos). Ya desde que lo entregaba uno en su casa, empezaban los problemas: ¿qué habrás hecho?, ¡ay de ti como te expulsen!, y cosas así decía doña Yolita, en tanto que don Víctor no abría la boca, pero su mirada le aflojaba a uno las piernas. Y llevaban razón, no les hablaban a los papás de ninguno para felicitarlos por la clase de hijazo que se cargaban. A su texto servidor le pasó dos veces y le aseguro que fueron inolvidables. ¡Qué tiempos!

“Muchos funcionarios del gobierno de los EEUU y formuladores de políticas tienen profundas preocupaciones sobre la capacidad del gobierno mexicano para reducir la violencia en México o frenar el poder de las DTO (organizaciones de tráfico de drogas, por sus siglas en inglés). No lo dice el jicamero de la esquina, sino el Servicio de Investigación del Congreso de los EUA, en su reporte del 28 de julio de 2020, “México: Organizaciones del crimen organizado y el narcotráfico”.
En otra parte dice: “El 1 de diciembre de 2018, Andrés Manuel López Obrador, el líder de izquierda populista del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA)… dijo que no emprendería una guerra contra las DTO y los grupos criminales, pero trabajaría para abordar las condiciones sociales que permiten que los grupos criminales prosperen”.
Antes, la misma oficina del Congreso de EUA, en su reporte de agosto de 2019, evaluó la gestión del presidente López Obrador, destacando “(…) la ausencia de inteligencia estratégica y táctica (del gobierno mexicano)”, y que “(…) cualquier reajuste importante de su política de seguridad aún no está claro”, dudando de la posibilidad de combinar las políticas de austeridad con las necesidades presupuestales para combatir la inseguridad y la escalada de violencia extendida a lo largo de la frontera con los EUA. Es muy amplio el contenido del primer reporte citado, si le interesa busque en https://fas.org/sgp/crs/row/R41576.pdf
Mexico: Organized Crime and Drug Trafficking Organizations
Mexico: Organized Crime and Drug Trafficking Organizations Congressional Research Service 2 Figure 1. Map of Mexico Source: Congressional Research Service (CRS). Violence is an intrinsic feature of the trade in illicit drugs.
fas.org.
No lo redactó un fifí yanqui y no contiene juicios ni adjetivaciones, de hecho no menciona lo de los “abrazos no balazos”, hasta respetuoso es en sus términos, pero queda claro que siguen viendo en la delincuencia organizada de México, la mayor amenaza a la seguridad de su país. Y no mencionan que nuestro Presidente, todos los días a las seis de la mañana, revisa los asuntos relacionados con la inseguridad pública en México, se les ha de haber pasado.
Mientras, acá, todo parece ir de rechupete, tanto, que el Presidente tiene tiempo para sus viernes de “quién es quién en las mentiras de la prensa” o para organizar una empresa gasera.
Y tan todo va sobre terciopelo que habló por teléfono con la vicepresidenta de los EUA, Kamala Harris, para ver cuándo se abre la frontera y para conseguir que nos regalen otros millones de vacunas, que sí nos van a dar, ya ve cómo nos quieren.
Bueno, es tanto el amor que el martes llegaron a México el secretario de Seguridad Nacional de los EUA, Alejandro Mayorkas, y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, para reunirse con nuestro Presidente, según la Secretaría de Relaciones Exteriores para “Entre otros puntos, México y Estados Unidos dialogarán sobre la reapertura de la frontera y el diálogo económico de alto nivel, de cara a la recuperación post-pandemia”, lo que ratificó en la mañanera el Ebrard: “Son muy frecuentes estas reuniones y hay varios temas que estamos comentando con ellos que tienen que ver entre otros con las vacunas y la cuestión de la frontera México-Estados Unidos”
A uno le gustaría saber qué es “entre otros puntos” y cuáles son los “varios temas”, porque el tal Mayorkas vino en junio pasado y no ha de ser porque le sobra el tiempo para venir a platicar boberas y menos, acompañado por su asesor en Seguridad Nacional. No se necesita tener dotes de adivino para saber que el tema es ese, la amenaza a los EUA que representa la inseguridad en México, que es a lo que se dedican los caballeros.
Ayer mismo, la cancillería puso un tuit de esos que conmueven: “México y Estados Unidos construyen una excelente relación basada en la cooperación y confianza mutua”.
Es tan apasionada la “excelente relación” que no se ha deteriorado por las puyas de nuestro Presidente contra los EUA cuando las manifestaciones de protesta del pueblo cubano, reclamando sin tener arte ni parte en eso, el bloqueo yanqui; y ni cosquillas le hizo al tío Sam que apenas el 24 de julio, nuestro Presidente propusiera descartar la OEA para organizar un organismo “no lacayo”, ni que declarara muy orondo: “Es ya inaceptable la política de los últimos dos siglos, caracterizada por invasiones para poner o quitar gobernantes al antojo de la superpotencia; digamos adiós a las imposiciones, las injerencias, las sanciones, las exclusiones y los bloqueos (…)”… seguro don Biden no se puso el saco con eso de “la superpotencia”.
Y conste que en no poco tiene razón nuestro Presidente: los EUA no son amigos de nadie y menos de Latinoamérica, pero por el T-MEC estamos como casados por lo civil con el tío Sam, y no somos viables como país si los EUA se pone trompudo con nosotros. Ya dentro de algunos siglos podremos decirle “¡ya estuvo bueno!”, mientras, no es prudente darle picones.
Nada ayuda a México que nuestro Presidente se ponga en plan de Libertador de las Américas. Es ir muy lejos. Él se va a su finca dentro de poquito más de tres años y 128 millones de tenochcas, nos quedaremos aquí, pagando platos rotos.
El Presidente no parece asumir que por encima de sus declaraciones y autoalabanzas, por encima de todos los otros temas graves de estos tiempos, será evaluado ante la historia primero que nada por lo de la seguridad pública; y tampoco da señas de identificar a qué arriesga al país si los EUA le pierden la paciencia a su estrategia invisible de seguridad. Lo demás son dimes y diretes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *