Ecocidio egocentrista: fake and fail: Galimatías

ERNESTO GÓMEZ PANANÁ

La semana que acaba de pasar, los noticieros tradicionales y las redes sociales ardieron al ritmo que la Selva del Amazonas se consumía en la parte sur de nuestro continente.

Miles de hectáreas de vegetación destrozadas por 76 mil incendios resultado en la mayoría de los casos, de la necesidad de deforestar para sembrar. Algo que conocemos bien en México.

Hubo quienes manifestaron genuina preocupación, hubo quienes mencionaron que el suceso no generó el estupor que generó el otro incendio del 2019, me refiero a la tragedia en Notre Dame, en París. La selva amazónica arde hoy más que en 2018 pero menos que en 2016 según el mismo gobierno brasileño, solo que ahora el asunto llegó a redes sociales y se volvió agenda hasta que el siguiente tema de coyuntura lo desplace.

Se habla mucho del desastre ecológico en el que se encuentra el planeta: el calentamiento global, el deshielo en los polos, calores, sequías, lluvias y granizo se alternan en caótica combinación que no respeta sitios ni mucho menos calendario.

Desde nuestro egocentrismo-consumista-capitalista, expresamos preocupación por planeta, y en un colmo de este egocentrismo-consumista-capitalista,  asumimos que “estamos destruyendo” al planeta (cosa en cierta medida cierta. Es verdad) y peor aún, asumimos que nuestra destrucción como especie es sinónimo de la destrucción del planeta. Fake and fail.

El planeta está desde miles de millones antes de la aparición del Homo sapiens y lo seguirá estando miles de millones de años después de que nos extingamos como se extinguieron los dinosaurios, el Tigre Dientes de Sable, el Águila Arpía o la Vaquita Marina (Marina. No amarilla. Esa no existe). No se trata de que no nos importe ni de que no lo procuremos. Desde luego que no.

Se trata de humildad. De asumirnos en nuestra correcta dimensión en este espacio que nosotros llamamos Tierra y en el que no somos sino una especie más que se asume dominante, pero que es tan pasajera e insignificante como la que más, cómo cualquier otra. Tarde o temprano el planeta seguirá sin nosotros. La plaga se habrá aniquilado a sí misma.

Oximoronas. El Ángel de la Independencia cerrado para reparar daños causados por los sismos. De pasada también para reparar las “afectaciones” de la marcha feminista de hace dos semanas. Los monumentos y espacios son parte de la historia. La Catedral Metropolitana se erigió sobre el Templo Mayor,  la Ruta 1 del Metrobús sobre el carril central de Insurgentes y el Archivo General de la Nación antes fue prisión. Un grupo de mujeres restauradoras propuso conservar el Ángel con sus “daños por la marcha” al menos hasta que cese la violencia patriarcal. Sería un gesto de brutal significado. Sería un gran gesto de esta 4T.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *