Efrén Rebolledo es recordado como precursor de la poesía erótica

untitled

GMX

México.- Efrén Rebolledo, a 85 años de su muerte, que se cumplen mañana, es recordado como uno de los primeros poetas en incluir versos eróticos en su obra, la cual está permeada por diversos elementos culturales que recogió a lo largo de sus números viajes como diplomático.

Autor de poemas como “Rimas japonesas” (1907) y “Hojas de bambú” (1910), Efrén Rebolledo nació el 9 de julio de 1877, en Actopan, Hidalgo, en el seno de un hogar humilde.

Obtuvo una beca para estudiar en el Instituto Científico y Literario de Pachuca. Sin embargo, optó por la carrera de leyes, que cursó en la Escuela Nacional de Jurisprudencia, donde además en 1899 se dio a conocer como poeta, señala la página web “prosamodernista.com”.

Ese año, en una presentación de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, Rebolledo pronunció una oda en memoria de Emilio Castelar (1832-1899), la cual llamó la atención de la crítica literaria por su elevada manufactura, puntualiza el portal “tulancingo.com.mx”.

Tiempo después, el ministro del gabinete de Porfirio Díaz (1830-1915), Don Bernardo Reyes (1850-1913), lo inició en la carrera diplomática, misma que desarrolló hasta su muerte y que incluyó su desempeñó en diversos cargos, tales como el de secretario de las Legaciones de Guatemala y Japón, y consejero de las representaciones en Cuba y Chile.

Junto con Enrique González Martínez (1871-1952) y Ramón López Velarde (1888-1921) dirigió la revista “Pegaso”, señala el sitio electrónico “mictlantecuhtli.tripod.com”.

En 1902, formó parte del grupo de “Revista Moderna” y editó su primer libro en Guatemala, titulado “Cuarzos”. Dos años después, lanzó “Hilo de Corales”, con poemas que realizó en 1902 y 1903, destaca la página en Internet “tulancingo.com.mx”.

Años más tarde, en 1907, fue enviado a Tokio, Japón, como secretario de la Delegación Mexicana, e influenciado por la cultura de aquel lugar publicó: “Rimas Japonesas” (1907), “Nikko” (1910) y la novela “Hojas de Bambú” (1910).

Con Francisco González Guerrero (1889-1963) y Gregorio López y Fuentes (1895-1966), en 1912, fundó la revista “Nosotros”, la cual daba una visión del movimiento literario de aquella época.

A su regreso a México publicó “El desencanto de Dulcinea” (1916), y el “Libro de loco amor” (1918), el cual es considerado como su mejor trabajo gracias a su lírica, también escribió la obra de teatro “Águila que cae sobre Cuauhtémoc”.

Además, ocupó el cargo de jefe de Protocolo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, fue diputado federal por Hidalgo en dos ocasiones e impartió clases en la Escuela Nacional Preparatoria.

Efrén Rebolledo murió en Madrid, España, el 11 de diciembre de 1929 siendo secretario de delegación y con alrededor de 30 años en servicio. Sus restos fueron sepultados en el cementerio de Almudena, en Madrid.

De acuerdo con el sitio web “tulancingo.com.mx”, en 1977 Efrén Meneses Villagrán, miembro del Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas, recibió información que indica que los restos del poeta fueron llevados al osario general el día 15 de julio de 1940, ya que al cumplirse el decenio de rigor nadie los reclamó.

 

vía Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *