El futuro no es lo que era

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

“Los defectos de un hombre son los de su época; sus virtudes y grandeza, mérito propio”

Goethe

El escepticismo es la raíz de la convicción que anima el título de esta columna. Bobbio nos enseña: “El pesimismo es un compañero en cualquier travesía política. Dejo de buen grado a los fanáticos, o sea a quienes desean la catástrofe, y a los fatuos, o sea a quienes piensan que al final todo se arregla, el placer de ser optimista. El pesimismo es hoy, permítaseme una vez más esta expresión impolítica, un deber civil”.

En mi caso particular el pesimismo, engarzado con el escepticismo, no es una inclinación natural, ni una constante en mi vida; son  las señales, los datos duros, ahora también del Banco de México, muy poco alentadores, y me llevan a dudar, como a millones de mexicanos, de un futuro cercano promisorio para el país.

Especialistas afirman que en este 2020 el número de personas en pobreza extrema pasará de 22 millones a 38 millones de personas, y 12 millones perdieron su fuente de ingresos laborales, de éstos más de 90% pertenece a la economía informal.

Bank of América nos dice que México perderá el grado de inversión en 2020 o 2021, lo que se traducirá en intereses más altos en los préstamos contratados con el gobierno, menos inversión y mayor incertidumbre.

Cepal acaba de publicar que no hay un país en América Latina que en tan poco tiempo vaya a tener un aumento tan grande de la pobreza y la pobreza extrema; la salida de capitales en los primeros seis meses del año fue de 13 mil 800 millones de dólares; el 80% de los municipios en quiebra técnica porque las participaciones federales no llegan con suficiencia.

Para colmo, el mismo día de la entrada en vigor del T-MEC, un grupo de inversionistas canadienses del sector energético se inconformó porque  México podría estar violando el Acuerdo e instó a su gobierno para que presionara al país.

A ello se suman cartas de Canadá y la UE al gobierno mexicano hace seis semanas, donde advertían que los cambios en la política energética podrían afectar negativamente inversiones de miles de millones de dólares, en proyectos de generación de energía renovable.

Escenario: hambre y violencia

El T-MEC podría significar un alivio y  oportunidad para hacer menos doloroso el presente y el futuro, es la apuesta del presidente, sin olvidar que nuestra relación con los EU ha sido un largo caminar entre equívocos y espejismos. Los Paneles de Controversia y su adecuado manejo serán fundamentales, aunque siempre con la espada de Damocles, en tanto los E. U. pueden invocar razones de seguridad nacional para impedir el libre ingreso  de nuestros productos, como acaba de ocurrir con la amenaza de una imposición unilateral de aranceles a nuestras exportaciones de transformadores eléctricos.

No está fácil, pero hay que decirlo, ni perjuicios ni beneficios nos vendrán de fuera, si no hay la voluntad política de restañar heridas internas, de reconciliarse el gobierno con sectores productivos del país, generar confianza y certidumbre con reglas claras a la inversión privada nacional y extranjera, fortalecer el federalismo con un nuevo pacto fiscal, así como respetar el Estado de derecho y los Tratados internacionales suscritos por México. Refresquemos la memoria. La actual gira del presidente a entidades gobernadas por la oposición, si bien tiene tintes electorales, es una buena señal. A nadie conviene una mayor tensión gobierno –  entidades de la república.

El Acuerdo Nacional de Infraestructura del Sector Privado contemplaba en 2019, 856 mil millones de pesos para 2020, de los cuáles 137 mil millones de pesos eran para 72 proyectos, 42 de ellos para el Sur-Sureste. También se anunciaron 53 mil millones de pesos de inversión de petroleras que ganaron licitaciones en las primeras rondas de la reforma energética; Grupo Carso $70 mil mdp en telecomunicaciones, energía y construcción; Grupo México 50 mil mdp en minería y ferroviario; gasolineras internacionales radicadas en México invertirían 15 mil mdp en nuevas estaciones de servicio; la italiana Enel Green Power destinaría una inversión de 14 mil 250 mdp  en  cuatro proyectos eólicos en Coahuila y Nuevo León ; Pepsico  una inversión de 76 mil millones de pesos para incrementar la producción y una nueva planta en Guanajuato; Grupo Ángeles de Vázquez Raña una inversión de 17 mil millones de pesos para rehabilitación, equipamiento y construcción de hospitales en la Cd. de México, Guadalajara y Monterrey, se generarían 10 mil empleos directos. Chico Pardo 13 mil 800 millones de pesos en ampliación de aeropuertos de Cancún, Cozumel, Mérida, Villahermosa, Huatulco y Minatitlán.

Quizá algunos de estos proyectos aterricen en el mediano y largo plazos, dependerá de criterios de rentabilidad del capital y una visión de gobierno. En este escenario se construye hoy  un megaproyecto muy alentador, que puede tener repercusiones muy positivas para el país, el Corredor Multimodal Interoceánico, con  inversiones anunciadas oficialmente en infraestructura carretera, de 12 mil 500 millones de pesos, $3900 millones en rehabilitación de vías férreas, 2 mil millones de pesos en modernización de puertos y otros más. Será el contrapeso del canal de Panamá.

Por su parte, también se anunciaron proyectos del grupo CAXXOR por 5462 millones de pesos en el Soconusco, para un corredor industrial y un gasoducto, con una nueva ruta marítima para exportar 10 millones de toneladas métricas a Sudamérica, así como el interés de una empresa china para ensamble de autos eléctricos.

Hay otros visos de esperanza.

Hoy,  ahora mismo, hay el interés de empresarios nacionales y extranjeros de invertir en el país, pero con reglas claras y seguridad jurídica para sus inversiones. El discurso debe cambiar y dar señales a los inversionistas privados de certidumbre y confianza para invertir en  proyectos de larga maduración, pues son ellos los que hoy por hoy, ante la austeridad y precariedad fiscal, los únicos capaces de amortiguar los impactos brutales de la crisis que nos agobia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *