El Nacional no muere, seguirá dando guerra a Nicolás Maduro

El periódico venezolano El Nacional no muere y seguirá dando guerra al mandatario Nicolás Maduro desde su versión digital, la que potenciará con un equipo duplicado de 90 periodistas y “vamos a ver quién gana la batalla”, aseveró a Excélsior Digital, Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, que publicó el viernes su última edición impresa por la falta de papel.

El diario, de 75 años de historia y emblemático en la lucha a capa y espada contra la dictadura chavista, era el único independiente que asomaba la cabeza en Venezuela y una piedra muy incómoda en los zapatos del Presidente del país petrolero.

Sin embargo, el paro del impreso “es sólo un paréntesis porque al régimen no le queda mucho tiempo y la democracia regresará pronto a Venezuela”, aseguró Otero, quien está exiliado en Madrid desde hace tres años por un proceso judicial en su contra. Y es que, El Nacional se hizo eco de reportes del diario español ABCque vincularon al número dos del chavismo, Diosdado Cabello, con el narcotráfico.

Estamos viviendo un duelo. Esto (el cese del impreso) ha sido un golpe muy fuerte para todos, pero era la crónica de una muerte anunciada. Llegamos a una edición de 10 mil ejemplares con 15 páginas, sin publicar los lunes y los sábados, e íbamos a terminar con una página y eso dañaría a la marca, por eso decidimos parar la rotativa”, señaló el editor de un periódico, que llegó a tener 72 páginas en cinco cuerpos, varias revistas y una tirada de 250 mil ejemplares los fines de semana en 2014.

“Hegemonía comunicacional”

Según Henrique Otero, el rotativo, fundado en 1943, fue el que más duró de la cadena de periódicos disidentes por la “solidaridad internacional” (El Tiempo de Bogotá y El Mercurio de Chile, entre otros, le pasaban papel), pues desde 2013, cuando Maduro llegó a ser el mandamás de la nación, creó la Corporación Editorial Alfredo Maneiro, que monopoliza la importación y distribución del papel, por lo que casi no hubo reparto para los que opinaban diferente.

El Instituto de Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS) informó que en 2018 dejaron de circular 26 diarios y 20 de ellos desaparecieron por completo y la ONG Espacio Público contabilizó el cierre de 116 medios en total desde 2013. Y es que Maduro, el pupilo del fallecido expresidente Hugo Chávez, tenía que continuar el Plan de la Patria, diseñado por El Comandante hace 15 años, que, entre otros asuntos, buscaba encaminar al país hacia una “hegemonía comunicacional”.

Y sí, en 2007 Chávez no renovó la concesión a Radio Caracas Televisión (RCTV) y posteriormente dio otro de los golpes más bajos a la televisión cuando sancionó varias veces al mítico canal de noticias Globovisión, de la familia Zuluaga, que por obligación tuvo que venderlo al oficialismo en 2013. Aunado a esto, Maduro cortó la señal de cadenas internacionales como la colombiana NTN24 (en 2014) y la estadunidense CNN en Español (en 2017) porque “desinformaban sobre la realidad venezolana”, en palabras del gobierno.

En la red, el gobierno también pone el candado a Internet a su conveniencia y por ello, Otero y su equipo deberán encontrar la fórmula para burlar a Maduro en la red y “eso, de momento, no lo pueden evitar”, pero “el gran tráfico de la web de El Nacional es el mundo entero”. “Nos bloquearán en Venezuela, pero no podrán hacerlo en Cúcuta o en Bogotá, Colombia, porque cuatro millones de venezolanos (el número que ha emigrado desde 2013) también visitan nuestra página. Entonces, vamos a fortalecernos”, manifestó.

Por: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *