El “Z-42” no tiene sucesor en “Los Zetas”: Rubido

México.- El comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo que tras la detención de Omar Treviño, el “Z-42”, no se puede predecir quién asumiría el liderazgo de “Los Zetas”, pero afirmó que no hay ninguna persona que pueda sustituirlo.
“Recibe el liderazgo de su hermano, no hay ahorita quien se perfile para poder ocupar ese puesto”, afirmó.
En entrevista con Carlos Loret de Mola, Rubido García detalló que la captura del líder de “Los Zetas” se logró gracias a un intenso trabajo de inteligencia.
“El ‘Z-42’ no cometió errores, hubo un acierto de las fuerzas federales que con paciencia dieron seguimiento a los detalles”, dijo.
Detalló que Treviño Morales fue detenido cuando llegaba a su domicilio en el municipio de Garza García en Nuevo León y no opuso resistencia.
Rubido García no descartó que la detención del “Z-42” desate actos de violencia pero señaló que esta sería dentro de la propia organización criminal, por lo que no afectaría a la ciudadanía.
Reveló que hay una solicitud por parte de Estados Unidos de detención contra Omar Treviño Morales con fines de extradición.

Por sus compras rastrearon su ubicación

Óscar Omar Treviño Morales, “Z-42”, líder del cártel de “Los Zetas”, dejó un rastro que las áreas de inteligencia aprovecharon: la compra de regalos para su pareja sentimental y de accesorios, y ropa de marca para él, así como los movimientos de su operador financiero que permitieron rastrear su ubicación.
Autoridades federales revelaron que estas fueron pistas clave para localizar al narcotraficante que se volvió un blanco prioritario hace 18 meses, tras heredar el poder de la organización, y que se desplazaba desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, a Piedras Negras, Coahuila, o en diversas regiones de Nuevo León para mantener el control de sus células.
Hace seis meses relajó la seguridad, adoptó un perfil más bajo, con menos equipo de seguridad, y se instaló en una zona residencial del municipio de San Pedro Garza García para vivir una relación que le generó cuantiosos gastos que su operador financiero Carlos Arturo Jiménez Encinas atendió, y se hizo más visible para las autoridades.
Treviño Morales, por quien el gobierno de Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares, y el de México 30 millones de pesos, asumió el control del cártel tras la captura de su hermano Miguel Ángel Treviño, “Z-40”, en julio de 2013.
El “Z-42” está relacionado con 11 causas penales por delitos contra la salud, robo de hidrocarburos, operaciones con recursos de procedencia ilegal y delincuencia organizada, actividades ilícitas por las que existen órdenes de aprehensión en su contra. Además, una corte de Estados Unidos solicitó una orden de aprehensión con fines de extradición por el delito de asociación delictuosa para cometer delitos contra la salud, que está vigente.
El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, explicó que tras la ruptura de “Los Zetas” con el cártel del Golfo en 2010, los hermanos Treviño Morales se aliaron con Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, lo que le permitió a Óscar Omar Treviño ser coordinador financiero y administrador general de la organización delictiva un año después.
Sin embargo, tras la muerte de Lazcano, Miguel Ángel asumió el mando del cártel y su hermano Omar se consolidó en el segundo puesto.
Después de la detención de Miguel Ángel Treviño en 2013, su hermano asumió el mando de la organización y con ello la coordinación de sus jefes regionales, explicó el comisionado.
Pero la violencia que imprimió Óscar Omar Treviño para imponer su hegemonía propició que no lograra el reconocimiento que tenía su hermano en la organización, por lo que tuvo conflictos con operadores locales que buscaban independizarse, situación que derivó en rupturas y mayores enfrentamientos al interior del grupo criminal.
– Operativo
Su captura se llevó a cabo a partir de seguir a Jiménez Encinas, encargado de las finanzas del cártel, quien visitaba distintos domicilios en el estado de Nuevo León.
“En paralelo, se contaba con información de que Omar Treviño Morales se mantenía en una zona de movilidad que comprendía la región fronteriza de Nuevo Laredo hasta Piedras Negras y algunos municipios de Coahuila en las regiones Desierto, Carbonífera y Cinco Manantiales”, comentó Rubido.
En conferencia de prensa detalló que la información recabada permitió en febrero pasado identificar a una persona con las características físicas de Óscar Omar Treviño Morales.
Por ello, se incrementó la vigilancia y se logró determinar que el “Z-42” “se manejaba con un grupo de seguridad reducido con la finalidad de intentar pasar desapercibido”.
“De esta manera, se coordinaron dos operativos simultáneos. El primero de ellos, poco después de las 3:00 horas, en el cual se capturó sin un solo disparo a Omar Treviño, en las inmediaciones de la calle Vía Colatina, de la colonia Fuentes del Valle, en el municipio de San Pedro Garza García, cuando se disponía a ingresar a su domicilio”.
En el segundo operativo, en la calle San Agustín, Jardínes del Campestre, del mismo municipio, se detuvo al operador Jiménez Encinas, de 42 años y originario de Monclova, Coahuila.
Además, en los operativos fueron detenidos Rodolfo Campbell, Juan Pablo Téllez, Ricardo Aurelio Torres y Miguel Ángel Anzaldúa.
El “Z-42”, quien mantuvo como centro de operaciones las ciudades de Nuevo Laredo, en Tamaulipas; Piedras Negras, en Coahuila, y Anáhuac, en Nuevo León, está vinculado a diversas averiguaciones previas por delitos de delincuencia organizada y portación de armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.
Mientras que su operador financiero está relacionado con una causa penal por delincuencia organizada y privación de la libertad, por la que se cuenta también con una orden de aprehensión en su contra, comentó Tomás Zerón, jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, que definirá la situación legal de los detenidos.

vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *