Evo declara ganador a su candidato en Bolivia, con 5% de actas contabilizadas

Vía: AP News

A pesar de que la autoridad electoral no había contabilizado más que 5% de las actas, el expresidente Evo Morales dijo la noche del domingo que su heredero político, Luis Arce, ganó las elecciones presidenciales en Bolivia y que se está “escondiendo el gran triunfo de partido” con una demora en el cómputo de los resultados oficiales que avanzaban a cuanta gotas cinco horas después del cierre de las urnas.

“Se ha producido una victoria del MAS, Lucho presidente”, dijo el líder político que vive exiliado en Argentina.

Al poco tiempo, una encuesta de salida privada dijo que Arce encabezaba los cómputos con el 52,4% de los votos mientras que su rival, el expresidente centrista Carlos Mesa, tenía 31,5%. Estos resultados no oficiales fueron difundidos por la cadena Unitel con base en conteos rápidos.

La encuesta se realizó con entrevistas presenciales que abarcaron 13% de los recintos de votación y tiene un margen de error de 1.4 puntos porcentuales.

Si las cifras de Unitel llegaran a confirmarse, Arce habría ganado en primera vuelta. Para obtener el triunfo en la primera ronda es necesario que el puntero obtenga el 50% más uno de los votos o un mínimo de 40% de los sufragios y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado.

Poco antes de que se diera a conocer la encuesta de salida privada, el portavoz de Mesa, Ricardo Ballivián, dijo que esperarán los resultados oficiales antes de pronunciarse.

Tras una jornada electoral que se llevó a cabo con tranquilidad, el conteo de votos transcurría con lentitud mientras los electores se mantenían alertas para conocer al ganador de los comicios. Ante la demora, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, dijo por la noche que “fue una elección compleja en un coyuntura delicada en la que conviene apuntalar la certeza de los resultados”, por lo que llamó a políticos y ciudadanos a esperar resultados “con paciencia”.

Romero era blanco de críticas por el retraso. Había dicho previamente que el resultado final podría conocerse entre tres y cinco días después de los comicios, pero el domingo en la noche no dio un plazo. La ley contempla siete días.

A falta de resultados oficiales, los bolivianos se mantenían pegados las pantallas de televisión para conocer resultados de encuestas de salida no oficiales.

Ante la incertidumbre, los analistas se mostraban cautos. “Hay ansiedad y susceptibilidad en los políticos y en la población por los conflictos del año pasado”, explicó a The Associated Press la profesora de Sociología María Teresa Zegada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *