Festival del mole, un tributo a La Guelaguetza y a Oaxaca, en la CDMX

  • Real del Barro reconoce ocho de los moles más reconocidos de la entidad

GMx

¿Amarillo, colorado, verde, chichilo, manchamanteles, almendrado, rojo o oaxaqueño? ¿Cuál es su favorito? Seguro ha probado alguno de los tradicionales moles oaxaqueños que mencionamos anteriormente. Toda una tradición gastronómica de México para el mundo.

En el marco de una de las manifestaciones más difundidas, más divulgadas y más reconocidas, nacional e internacionalmente, la “Guelaguetza”, que se celebra cada mes de julio en el estado de Oaxaca, Real del Barro realizará un festival alrededor de los moles más simbólicos y representativos de la entidad.

“Queremos que este evento cultural mexicano, que se conoce y disfruta a nivel mundial, no pase desapercibido en la ciudad de México, por ello realizaremos el” Homenaje a 8 moles oaxaqueños en el marco de la Guelaguetza” durante el mes de julio en Real del Barro, donde podrán maridar este rico manjar de la gastronomía mexicana con alguno de nuestros más de 50 mezcales embotellados, también de origen oaxaqueño”, dio a conocer Rafael Saavedra Álvarez, director general del restaurante.

Compuestos algunos de ellos por más de 30 ingredientes y con horas de preparación, el mole es una de las expresiones gastronómicas, complejas y representativas de México y el estado de Oaxaca tiene la titularidad de 7 de ellos, algunos mundialmente conocidos.

La Guelaguetza se lleva a cabo en el cerro de El Fortín el lunes más cercano al 16 de julio de cada año. Esta festividad inició originalmente en la época prehispánica, cuando los indígenas zapotecos dedicaban plegarias y festividades a la diosa del maíz, “CENTEOTL”.

Esta festividad provocó la convivencia y la armonía entre las etnias oaxaqueñas; durante la conquista y la colonia se siguió haciendo, transitando dicha festividad a honrar a la virgen del Carmen.

Guelaguetza, cuyo significado literal es regalo, ofrendar, compartir o cooperar, se traslada durante el mes de julio a la ciudad de México donde usted podrá degustar moles y mezcales como si estuviera en la misma Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *