Fieras: La Feria

Sr. López

Resulta intrigante lo infructuoso de los esfuerzos para corregir el derrotero nacional, de políticos de todos colores y ubicación topográfica (izquierda, derecha, centro, centro izquierda y lateral derecho); de ministros de diversos cultos y algunos ejemplares del tenochca ilustrado, los llamados intelectuales. Como no todos pueden ser imbéciles o enemigos de la patria, este menda intentó observar los hechos cotidianos, buscando conclusiones que nos permitieran enderezar el rumbo y enfrentar mejor cada día, en su calidad de arribo a plazos del futuro.
Vano afán, dicha observación reporta acidez estomacal y conjuntivitis. Poco es lo que parece y nada es simple ni indiscutible en nuestra vida mexicana.
Antes teníamos cosas indudables; la fe en la Guadalupana por ejemplo, era la sagrada quintaesencia de la mexicanidad y no se cuestionaba, pero en estos tiempos post Schulenburg, ya se manosea hasta en YouTube sin consecuencias estilo islamita parisino enchilado. El mariachi era nuestra máxima prueba de hermandad y el ‘Son de la Negra’ escuchado fuera del país, hacía llorar al macho más bragado que ahora se pone histérico en un concierto de Alejandrito Fernández. También teníamos claro que el futbol era el deporte nacional y que el Enmascarado de Plata, El Santo, era el campeón universal de la lucha libre; pero ahora el fut americano le compite al soccer y de las luchas qué decir: la televisión transmite las de los EUA con atléticos gladiadores de 2.10 de estatura y da una pena horrible recordar a nuestro panzoncito Santo, correteando a la estupenda mujer vampiro, Lorena Velázquez, de la que no había varón nacional en pleno uso de sus facultades hormonales, que no se hubiera dejado morder por ella, pasara lo que pasara, y ahora… ¡Alejandrito!
Nuestra realidad es tan compleja que ahora que somos un país democrático, lejos de disfrutar del Edén de la igualdad, la legalidad y la fraternidad, sufrimos una desigualdad que escandaliza a Haití (con respeto), la autoridad sin rubor se refiere a la ley como “un cuento”, chapoteamos en sangre y no pocos extrañan con rara nostalgia al priismo cavernario que no conocieron y también hay quienes añoran la “pax porfiriana” que tampoco conocieron, y sostienen que sólo don Porfirio y Santa Anna, han sabido gobernarnos… y pensándolo bien.
Lo cierto es que no había protestas masivas cuando las elecciones eran un teatro masivo que no alteraba el resultado de todos conocido de antemano (y no solo en los tiempos del partidazo sino también en los decenios de la dictadura de Díaz, más los 17 años de Juárez y los constantes retornos de Santa Anna al poder). En cambio ahora, con elecciones más vigiladas que las bóvedas del Banco de México, con credencial de elector a la que nada más le falta una muestra de tejido del votante para que se verifique su ADN en la casilla, el inconforme es el propio gobierno que clama por la desaparición del INE que validó y valida sus triunfos electorales.
Pareciera que todo complicamos por el gusto de sorprender al planeta; tenemos tratados de comercio con medio mundo que de poco servirían sin inversión extranjera, y nuestro gobierno libra gallardo combate defendiendo a Venezuela, Nicaragua y Cuba, cosa que seguramente pone locos de contento a los fondos de inversión que nos urge vengan a la seguridad de nuestro estado de derecho y perpetua coherencia oficial… de veras, los que han venido, son valientes.
Abandonado el esfuerzo de tratar de encontrar explicación a tanto tropiezo, por casualidad topó este menda con un escrito del inolvidable olvidado Jorge Ibargüengoitia, quien en sus ‘Instrucciones para vivir en México’ del 18 de junio de 1972 (Excélsior), da en el clavo: los males de la patria se deben a la absurda, insana e irracional costumbre de levantarse temprano. ¡Albricias!
De la mano de don Jorge, epifanía de la lógica, se entiende esta simple y gran verdad que deberían considerar nuestras autoridades pues no se puede ocultar que los males nacionales se están agravando y que la única diferencia con los gobiernos anteriores, es la afición a madrugar que estos tienen.
En lo que hay una reacción oficial, por lo pronto, que escuelas y fábricas empiecen su jornada a las once de la mañana y veremos maestros y patrones, silbando sin prisas rumbo a sus labores; obreros productivos y alumnos aprovechados, que ya nadie pensará más en huelgas, paros o marchas, producto del malhumor acumulado a fuerza de desmañanadas. ¡Ah! y que los legisladores lleguen al Congreso a partir de las tres de la tarde, con la cruda bien curada, sin intenciones asesinas ni oponiéndose a todo.
Recapacite, nada grato se hace de madrugada. Los fusilamientos, las misas de beatas chismosas y las autopsias se hacen bajo el duro cierzo del amanecer; las bodas no son a las siete de la mañana (no se consumarían nunca, con los novios rendidos de sueño); la misa del Obispo es a las doce y la ópera al anochecer; los toros a las cinco y el buen futbol de noche; nadie celebra su cumpleaños con un desayuno y los bautizos son temprano porque el bebé igual va dormido.
Temprano se empiezan batallas y se bombardean ciudades; temprano se giran órdenes de aprehensión y se pide el divorcio. Famosos por tempraneros fueron Stalin, Franco, Iván el Terrible y Huerta. A los monjes los canonizan por la hombrada de levantarse al amanecer a cantar maitines y el monumento a la Madre es por tanto madrugón para arreglar niños para la escuela.
Esa reforma sí importa, que la Constitución prohíba trabajar, estudiar y hacer ejercicio antes de las once, las diez como concesión mayor, y si no funciona como todo lo que se ha intentado estos dos siglos, bueno, cuando menos fracasaremos en un horario más cómodo.
No se resista si usted es víctima de la mala costumbre de madrugar; piénselo: los racionales inventamos la luz eléctrica para poder desvelarnos y las abluciones matutinas deben hacerse cuando el Sol ya ha calentado la atmósfera; en cambio, las que madrugan son las fieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *