Funeral : La Feria

Sr. López

Se llamó Donato Alfonso y fue legendariamente feo y malo. Más malo que feo con lo feo que era: cara de zapato viejo sin bolear; larguirucho; enclenque; dentadura marrón, torcida; abarquillado de espalda (jorobado, pues); con un ojo estrábico -saltón, de sapo-, y el otro pequeñito, que era con el que veía; tipo de sonrisa funeraria, agrio de aliento y carácter, de maneras siniestras y alma de azufre. Repugnante.
Fuereño avecindado en la Toluca de la primera mitad del siglo pasado, se las ingenió para volverse rico y acabó siendo más rico que malo (imagínese); empezó de ayudante de relojería (donde robaba), y acabó de dueño de una joyería (donde robaba más), aunque su fuerte era el agio: usurero de alma negra, implacable sembrador de desgracias, escándalo de misántropos.
Emparentó con la familia porque se casó a los 40 con tía Lucha de apenas 16, belleza indiscutible que así redimió unos pagarés de su señor padre que por su afición al juego cayó en las garras del Donato, que fue cuando ella se ofreció en sacrificio para evitar la ruina de su casa. Nadie jamás le dijo tío.
Como él cobraba muy altos intereses, tuvo con ella 14 hijos, todos los cuales conforme llegaron a uso de razón, merecidamente lo odiaron, lo que no fue obstáculo para que cada uno abriera en otras ciudades, sucursales de la joyería de su aborrecido padre, su maestro en el oficio de robar a la clientela y prestar a réditos impagables. Y lo seguían detestando. Decía el abuelo Armando: -“Hablan así de mal de su padre porque son iguales a él”. Algo de razón tenía.
La aprobación del Decreto de Egresos de la Federación pasó por un sainete previo un poco más agitado que de costumbre: PRI, PAN, PRD y MC embistieron con palabras contra el muro de concreto del bloque mayoritario (Morena, Verde y PT). No hubo como solía suceder, alguna concesión, nada que les permitiera salvar la facha: se aprobó la iniciativa como se las mandó el Ejecutivo, por un total de gasto de 7 billones 88 mil millones de pesos.
Llama la atención la indignación del PRI: su partido hizo lo mismo durante décadas y el PAN doce años, casi lo mismo si bien cuidando las formas aunque fuera poquito y repartiendo rebanadas, aunque fueran chiquitas.
Como sea, llama la atención la hiperactividad verbal de nuestros gallardos tribunos, cuando de oponerse a la aprobación del Decreto de Egresos se trata, sin que se les vea ni tantito indignados por la antigua y persistente práctica del Ejecutivo, este y los anteriores, de ejercer el gasto sin respetar el Decreto aprobado por los diputados.
Lo anterior ha llevado a algunos un tanto cínicos conocedores del tema, a denominar al pomposo Decreto como “Presupuesto Ficticio”, que eso es, puesto que el Ejecutivo sin consecuencias, gasta como le viene en gana, por lo que no ha faltado el soñador que proponga la creación de un Órgano Técnico Fiscal o una Oficina de Presupuesto, como si órganos, entidades, leyes o normas, hubieran probado su eficacia en la administración pública mexicana, lo que es un oxímoron como decir ardiente hielo, fuego helado, sonoro silencio… “administración pública mexicana”… ¡seriedad por favor!
Como sea, en este presupuesto llama la atención la disminución de 4,900 millones de pesos de recursos al INE. La sola consulta de revocación de mandato cuesta 3,830 millones, porque es equivalente a una elección presidencial. Con esa poda (con ‘p’, no sea así), con ese machetazo, dice el INE que no puede realizar la consulta, algunos legisladores morenistas, responden “¡bájense el sueldo!” y el Presidente propone que los consejeros electorales aporten el 50% de sus sueldos para que hagan la consulta popular de revocación de mandato… suena bien para la galería: ellos cobrando sueldazos y la patria sufriendo, de veras.
Este menda, trepado en Bucéfalo (el cuaco de Alejandro Magno), buscó el presupuesto del INE para ver cuánto nos cuestan los salarios con que los consejeros mancillan mes con mes el himen patrio: cada uno cobra 179,052 al mes, son once tipos, eso suma 1 millón 969,572 pesos mensuales; por doce meses: 23 millones 634 mil 864 pesos anuales. ¡Áchis!
O sea, si los consejeros puestos en plan de niños héroes, movidos por la arenga presidencial, regalan su sueldo completo todo el año que entra, siguen faltando para la consulta 3 mil 806 millones de pesos (y pico).
Como es difícil que los consejeros regalen todo su sueldo, tal vez podría uno llevarse la sorpresa de que algún millonario mexicano donara los 23 millones que cuestan al año (para un señor como Carlos Slim es como lo que uno da en el crucero al que limpia parabrisas). ¿Qué pasaría después de que los consejeros anunciaran en conferencia de prensa que ni un quinto iban a cobrar del erario?… seguirían sin dinero para la consulta.
El INE va a recurrir a la Suprema Corte para pelear su presupuesto. Muy bien. La Corte dirá que nadie está obligado a lo imposible pero no podrá corregir el Decreto de Egresos que es una decisión legalita de la Cámara de Diputados (¿con qué argumento?), y todo seguirá como está a menos… ¿sabe qué?… sí hay quien tiene ese dinero en el presupuesto del INE y podría donar la mitad: los partidos políticos.
Para el año que entra los partidos recibirán 5 mil 821 millones de financiamiento público, la mitad son 2,910.5, que la donen y ya nada más faltan 919.5 millones para la consulta, que muy bien pueden salir de una parte proporcional de la expedición hoy gratuita de credenciales para votar que tiene 3,719 millones de pesos.
No lo veremos, los partidos no van a aportar un peso y el gobierno no lo propone, cosa que agradecen todos los partidos porque a fin de cuentas, son todos iguales al menos en lo de los dinero.
No se entiende qué intención tiene el gobierno tensando esto. Tal vez se trata de que el Ejecutivo haga la consulta como hace sus consultas. Está bien, igual la va a ganar el Presidente. Tal vez quieran validar así desaparecer al INE como órgano autónomo… bueno, ojalá no porque para la 4T, eso sería su funeral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *