Galimatías : Pre-recuento positivo 2021

Ernesto Gómez Pananá

Hace unas pocas semanas me encontré con un meme -ese híbrido entre caricatura, collage y verso sarcástico-, que afirmaba que los meses de octubre, noviembre y diciembre eran algo así como los viernes, sábado y domingo del año: el cierre.
El año 2021 está concluyendo. Un año más, de principio a fin enmedio de la pandemia pero un año en el que también no dejaron de sucederse acontecimientos significativos en todos los planos. A reserva que de aquí abrazo de Año Nuevo puedan suceder algunos más, bien vale la pena enunciar algunos de ellos en este domingo de puente revolucionario.
El COVID continúa presente y es el fenómeno humano de mayor impacto en siglos pero también ha sido el reto de mejores resultados en la historia: alrededor de una docena de vacunas y al menos un par de medicamentos orales se desarrollaron por equipos de investigación de todo el mundo en tiempo récord. De igual forma, la producción masiva de millones de dosis se logró con una rapidez completamente inédita. Sin duda un gran avance.
Este año también, en febrero, la nave espacial Perseverance llegó a Marte -“amartizó sería el término correcto. Nuevamente la ciencia hace realidad los más caros anhelos de la humanidad. Además de que los vuelos espaciales financiados por empresas privadas son también son una realidad, dos de los hombres más ricos del mundo, Musk y Bezos, en una intensa competencia por ser el primero, hicieron sus sueños realidad y viajaron al espacio.
En julio pasado, luego de un año de espera, Tokio pudo celebrar los Juegos Olímpicos programados para el 2020: medidas sanitarias rigurosas, escenarios sin asistencias masivas pero una fiesta para el deporte y la juventud. Hoy más que nunca significó una bocanada de aire fresco para un planeta resguardado. Ahí, la mexicana Aremi Fuentes logró el bronce y se convirtió en la primera chiapaneca en subir a un podio olímpico.
Igualmente este año, en junio, el piloto mexicano Sergio Checo Pérez logró la victoria en el Gran Premio de Azerbiyán. Dio a la afición la alegría que el fútbol varonil hace años que no consigue dar.
Oximoronas
Un deja vú de domingo: era julio de 1988. La causa, la democracia en México. El Zócalo de CdMx y el Parque Central de Tuxtla. Un año después, junio de 1989, la causa, la democracia en China. Tianmén.
La causa es la democracia como vehículo para una sociedad próspera pero crítica y pensante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *