Guatemala repele con fuerza a miles de integrantes de Caravana Migrante 2021

GMx

Con palos y gases lacrimógenos, fuerzas guatemaltecas “contuvieron” este domingo en la mañana a la primera Caravana Migrante 2021, integrada principalmente por hondureños que intentan abrirse paso para llegar a la frontera de México y posteriormente emprender el viaje hacia Estados Unidos.

Agencias como EFE han indicado que fue un acto de represión, mientras que el Instituto Guatemalteco de Migración ha confirmado que «se reportan varias personas heridas», incluido su personal, miembros del Ejército de Guatemala y migrantes hondureños.

Este nuevo éxodo masivo de personas migrantes de Honduras busca huir de la violencia, el hambre, la miseria, los desastres naturales y la desigualdad que asola este país centroamericano.

Nada cambió respecto al 2018 cuando más de 7 mil personas conformaron la primera Caravana Migrante en dirección a EEUU buscando el sueño de mejorar sus vidas.

Ni el coronavirus, ni la masiva presencia policial y militar, ni las advertencias de EEUU de que las fronteras están «vigiladas» han logrado evitar que 9 mil personas salieran caminando el 15 de enero en distintos grupos desde la estación de buses de San Pedro Sula hacia la frontera con Guatemala.

A diferencia de lo que sucedía en años anteriores, el Gobierno de Guatemala ha decretado un día antes el Estado de Prevención en siete departamentos con una veintena de puntos de control migratorio y cientos de agentes policiales y soldados, aunque la desesperación por dejar atrás una vida de pobreza favorecida por fenómenos climáticos que azotaron a la región como IOTA, han hecho que las personas se abran paso, como pueden.

Militares con palos trataban de impedir en una carretera de Vado Hondo, en Guatemala, que un grupo de 3 mil 500 migrantes siguiera su camino hacia Tecún Umán, en la frontera con México. Sin embargo, muchos de ellos comenzaron a correr y rebasaron completamente el control militar, tal como ha ido sucediendo en distintos puntos del país.

Según el Instituto Guatemalteco de Migración, poco después, fuerzas de seguridad detuvieron nuevamente el flujo migratorio, con el fin de solicitar a las miles de personas migrantes los requisitos para transitar legalmente por el país: documento de identidad o pasaporte y una prueba PCR negativa de coronavirus.

El propio director General de Migración, Guillermo Díaz, se acercó a los migrantes, acompañado de agentes de la Policía, para advertirles de que «es imposible que puedan continuar su ruta. Ya pudieron probar y no fue posible pasar y quienes lo lograron, ya fueron detenidos allá adelante». Por ello, les invitó «por favor, a que regresen a su lugar de origen», para lo cual «tenemos camiones y autobuses».

La respuesta de las personas migrantes fue unánime y se negaron a regresar a Honduras: «nunca».

(Con información de ElMundo.Es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *