La edad de inicio en el consumo de alcohol bajó a 12.6 años

El consumo de alcohol no sólo se incrementó de manera paulatina en la década pasada, sino que entre los jóvenes se da cada vez a edad más temprana, pese a acciones reguladoras emprendidas por el gobierno. La edad de ingesta ha bajado a los 12.6 años, lo que obliga a ver esta situación como un serio problema de salud pública.

Especialistas en el tema advierten también sobre el aumento en el consumo de drogas ilícitas, como mariguana, metanfetaminas y cocaína en la población de 12 a 19 años. Tan sólo el consumo de la primera pasó de 4 a 6.6 por ciento durante los cinco años pasados en la ciudad de México.

Para el director del Instituto de Atención y Prevención de Adicciones en el DF, Rafael Camacho Solís, aunque el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas es mayor en los adolescentes en la capital que en el resto del país, se observa una tendencia de crecimiento paulatino en todas las entidades.

En el primer Foro universitario de conductas de riesgo en adolescentes, realizado en la rectoría general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el especialista recordó que hace 20 años la edad promedio de consumo de alcohol e incluso de uso de algunas drogas ilegales era entre 19 y 21 años, y hoy se inicia a los 12.6 años, lo cual calificó de muy grave.

Respecto de los inhalables, la edad promedio de inicio son los 13 años; tabaco, 13.1; cocaína, 14.2; mariguana, 14.3, y metanfetaminas, 14.5 años de edad, dijo.

Asimismo, en la población adulta, por cada mujer que bebe alcohol hay 1.6 hombres.

Sin embargo, entre los adolescentes la incidencia entre sexos es pareja.

En la ciudad de México, las mujeres abusan más de la bebida, se fuma más tabaco, se inhalan más sicoactivos volátiles y se consumen más drogas tanto ilegales como médicas sin prescripción que en el promedio nacional, dijo Rafael Camacho.

Carmen Fernández Cáceres, directora de Centros de Integración Juvenil (CIJ), expuso que el problema principal vinculado a las adicciones entre los jóvenes mexicanos es el alcohol, seguido del consumo de tabaco y mariguana, de la cual, señaló, se ha extendido la idea de que no hace daño, pero que se agrava porque se combina con bebidas alcohólicas.

Tras señalar que observa una juventud bastante confundida en el tema de la recreación y las drogas, refirió que los datos estadísticos de las diferentes encuestas nacionales y de los propios CIJ registran un aumento en el consumo asociado a la recreación, que acarrea una serie de consecuencias y es factor de riesgo.

Dijo que esta situación, además de los riesgos de accidentes, actividades sexuales riesgosas y mayor vulnerabilidad para la victimización a que están expuestos los jóvenes cuando están intoxicados, implica una disminución en la esperanza y calidad de vida. Lo anterior, por el surgimiento de problemas de salud colaterales, como cirrosis y otros padecimientos crónicos, que se observarán en edades más tempranas.

En junio próximo se prevé que estén disponibles resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones en Población Estudiantil, que ofrecerá un panorama más actualizado respecto del consumo de drogas licitas e ilícitas en la población joven del país.

vía La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *