La ICISID falló a favor de empresarios norteamericanos en la disputa por cinco casinos

En un revés importante para el estado mexicano, el Centro Internacional para la Solución de Diferencias en Inversiones (ICISID) falló a favor de un grupo de empresarios norteamericanos cuyas licencias de juego habían expirado en 2012. El resultado de este proceso no sólo ayudaría a sostener el caso del grupo extranjero, también les otorgaría un beneficio económico para solventar sus gastos legales durante el proceso.

Durante 2009, cuando la empresa Entretenimiento de México (EMEX) comenzó a desprenderse de sus casinos, vendió cinco vendió cinco establecimientos ubicados en diferentes ciudades a un grupo de 38 empresarios norteamericanos. Siguiendo los procesos legales requeridos, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) les otorgó en 2012 las licencias requeridas para poder operarlos. Sin embargo, la revocó el permiso al año siguiente y el grupo extranjero intentó hacer una renegociación sin éxito. Finalmente en 2014, unos meses antes de que se apruebe la Ley de Juegos y Sorteos, el organismo de gobierno ordenó el cierre de estos casinos, lo cual inició la disputa legal entre ambas partes.

La SEGOB es el organismo que puede aprobar o rechazar los permisos de los casinos físicos y los virtuales (haga clic aquí para conocer algunos de ellos). Y, si bien hizo uso de estos poderes para dar de baja las licencias de juego, el grupo de empresarios indicó al ICISID que los motivos estarían relacionados con su nacionalidad. Según ellos, la entidad estatal habría negado el pedido de volver a activar las licencias por estar “motivados e influenciados políticamente” y al menos uno de los norteamericanos habría indicado que un funcionario del organismo iba a seguir rechazando el pedido “si los gringos siguen involucrados”.

La sentencia del ICISID indica que el estado mexicano a pagarle a este grupo de norteamericanos un total de USD $1.4 millones en costos judiciales. El fallo se basó en puntos que se incluyen en el actual tratado del NAFTA, lo cual causó malestar entre los funcionarios del SEGOB. Sin embargo, uno de los motivos de la demora de esta sentencia inicial tiene que ver con los cambios pedidos en el tratado por la presidencia de los Estados Unidos.

Desde que tomó el mando de la Casa Blanca en 2017, el presidente Donald Trump mantiene una relación tensa con México. Más allá de los acercamientos que han hecho AMLO y EPN en su momento, el primer mandatario norteamericano ha hecho declaraciones en donde acusó a nuestro país como “el peor del mundo” o cuando indicó que los mexicanos eran “violadores y criminales”. Sin embargo, su mayor promesa de campaña sigue sin tener efecto: El infame muro que dividiría la frontera sur de nuestro vecino no sólo no está construyéndose, tampoco obtuvo el aval de fondos del congreso de EU. Las medidas contra los inmigrantes latinos que se han tomado en los últimos años dan a entender que Trump no tiene reparos a la hora de demonizar a este sector. Incluso hay sectores que sostienen que este “ataque a empresarios norteamericanos” de parte de una secretaría del gobierno de México sería suficiente para que el presidente de los Estados Unidos tome cartas en el asunto y proponga algún tipo de sanción económica.

Por el momento, no habría indicios de que esta causa legal avance mucho más allá del fallo del ICISID. Si bien los empresarios norteamericanos lo consideran como una primera victoria, la realidad es que este caso ya tiene 5 años y recién ahora tiene las primeras repercusiones. No se descarta que el estado mexicano apele a la medida de pago al grupo empresarias, pero es muy probable que no pueda dilatarlo por mucho más tiempo.

Un panel internacional de disputas sobre inversiones se ha alineado a un grupo de inversionistas de los EE. UU. en su lucha en contra del gobierno mexicano sobre el cierre de un negocio local de casinos.

El viernes pasado, el Centro para los Arreglos en Disputas de Inversiones del Banco Mundial (ICISID) emitió un fallo que le permite a un grupo de inversionistas norteamericanos seguir un reclamo de compensación en contra del gobierno de México por el cierre de un casino local en abril de 2014

Los 38 inversionistas que hicieron el reclamo acusan a México de violar el Tratado de Libre Comercio de Norte América (Antes conocido como NAFTA, ahora renombrado Tratado entre Estados Unidos México y Canadá por el presidente norteamericano Donald Trump). El fallo del viernes fue una gran batalla judicial, en la que México apeló el precedente jurisdiccional, pero el panel del ICISID también les otorgó a los inversores de EE.UU. $1.4 millones en costos judiciales.

Los cinco casinos en cuestión solían pertenecer a Entretenimiento de México (EMEX), pero sus licencias para operar habían sido revocadas por el cuerpo regulado del SEGOB mexicano en 2013. Los inversores de EE. UU. habían tomado las operaciones del casino en 2009 y se les brindó su propia licencia de juegos de azar en 2012.

Luego del cierre de los casinos, los inversionistas norteamericanos intentaron convencer al SEGOB que les permitan volver a abrirlos con la ayuda de sus socios mexicanos. Los inversores reclamaron que el SEGOB le dijo a esas empresas mexicanas no podrían seguir abiertas si “los gringos” seguían involucrados. Los inversionistas norteamericanos acusaron a la corte local que permitieron el cierre de los casinos de ser “motivados e influenciados políticamente”.

El reclamo comercial está vigente desde 2014, y es muy improbable que este impasse se resuelva pronto. A menos que Trump decida tomar esta disputa e incluirla en su campaña de demonización perpetua sobre todo lo que tenga que ver con el sur de la frontera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *