La influencia de los sofás cama en el estilo de hoteles y hogares de las grandes ciudades

Quien piense que una silla, un sofá o una cama es solo un artículo que llena el espacio de un hogar u hotel, simplemente no tiene la visión del impacto que producen estos objetos dentro de un proyecto de decoración o remodelación.

Al igual que una escultura o una pintura, el mobiliario se ha convertido en una metáfora del estilo y hasta del punto de vista artístico que todo lugar debe tener, propiciando así la personalidad y el toque individual que cada persona le da a su hogar.

De la elegancia del sofá a la comodidad del sofá cama

Cada espacio que albergue a personas para su convivencia tiene por obligación una serie de artículos básicos para su comodidad y estancia. Desde la antigüedad, el uso de muebles ha sido una constante evolución en cuanto al material y función dentro de la rutina diaria.

En realidad, el sofá fue inventado por los egipcios como un mueble exclusivo para los reyes, quienes eran descendientes de los dioses y únicos privilegiados de sentarse en él.

Así continuó durante toda la edad media, cuando todavía el pueblo se sentaba en el suelo, hasta la llegada de la revolución industrial cuando el sofá comenzó a venderse en masa y ser parte de cada familia, independientemente del estatus social.

Así podemos ver modelos de sofás icónicos como el sofá egipcio, el romano, el sofá modular, el chaise lounge, el Luis XV y por supuesto, el sofá cama, un modelo más moderno con funciones más prácticas y menos decorativas en el hogar.

Este tipo de mueble está formado por una estructura metálica que incluye un colchón estrecho que se despliega para ser transformado en cama y poder volver a ser un sofá de nuevo.

Es precisamente esta cualidad la que lo hace singular y único, esa doble función que proporciona un espacio para descansar sin la necesidad de ocupar más. De esta manera, viviendas pequeñas o apartamentos tipo estudio pueden convertirse en lugares amplios donde pueden recibir un gran número de personas gracias a un sofá cama.

¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de escoger un sofá?

A la hora de escoger un sofá cama para el hogar lo primero que debes determinar es su uso, ¿será un sofá cama para uso ocasional o para uso diario?, ya que a partir de la respuesta puedes escogerlo de acuerdo a la calidad y el material del armazón, el somier y el tipo de colchón.

Otro criterio que debe tomarse en cuenta es la capacidad del sofá cama y por supuesto, el espacio que ocupará al momento de desplegarlo. Es por eso que a la hora de seleccionar un sofá cama hay que conocer los tipos de muebles existentes, entre los que se encuentra:

  • Sofá cama tipo futón
  • Sofá cama clic clac
  • Sofá cama tipo italiano
  • Sofá cama chaise longue
  • Sofá cama de tres pliegues

Beneficios del sofá cama en el hogar

A la hora de lanzarse a la búsqueda del sofá cama ideal, es importante tener en cuenta algunos aspectos prioritarios antes de su selección.

Elementos como la durabilidad, el tipo de tela, el diseño y hasta sus funciones adicionales son de peso para elegir el sofá cama correcto.

Entre los beneficios más importantes de tener en el hogar un sofá cama adecuado están:

Permite aprovechar el poco espacio

Este tipo de mueble es ideal para aquellos que no pueden darse el lujo de alquilar o comprar una amplia vivienda, sobre todo si se desea alojar invitados, por lo que el sofá cama es ideal como solución a este tipo de situación.

Es un mueble cien por cien versátil

Actualmente la tecnología del diseño es capaz de crear cualquier modelo de sofá cama como los nombrados anteriormente e incluso diseñarse sofás cama personalizados.

Son muebles resistentes

Sobre todo cuando se vive en un espacio reducido, el sofá cama suele utilizarse con frecuencia incluso a diario, por lo que es necesario que estos muebles sean duraderos y hechos de materiales que se conserven en el tiempo.

El uso del sofá cama en los hoteles

Con el aumento del turismo familiar, los hoteles están rediseñando sus habitaciones y servicios para adaptarlos a los nuevos tiempos.

También la población joven y los llamados “millennials” representan un nuevo concepto de turismo, en los que las grandes cadenas hoteleras buscan las opciones más asequibles y cómodas para satisfacer este nicho del mercado.

El sofá cama para hoteles puede marcar la diferencia como la mejor opción para albergar en un mismo espacio a familias numerosas y así evitar ser divididos en dos o más habitaciones.

Como estrategia de ventas es ideal, porque se puede ofrecer el servicio de camas triples o cuádruples en una sola habitación, incluso cargarlo como una cama adicional. Eso sí, a un precio accesible o incluso ofrecerlo como un extra adicional u obsequio en caso de sorteos o promociones.

Si se va a usar un sofá cama dentro de un hotel, la calidad y resistencia son primordiales, así como el material de la tela y los colchones. Por ejemplo, un colchón ideal para este tipo de mueble debe ser de látex o viscoelástico y que tenga el mismo confort que los colchones convencionales.

Otra característica imprescindible es que las almohadas queden dentro del sofá cama al momento de cerrarse, así no ocuparán espacio adicional y no se tendrán que apilar por las noches.

A la hora de la limpieza, el sofá cama debe ser fácil de desmontar y permitirle al personal del hotel realizar su trabajo con comodidad, además de sustituir toda la ropa de cama necesaria. La buena tapicería evitará que los movimientos bruscos o cualquier otro incidente afecten a este mueble.

La utilización de sofás camas en los hoteles puede reducir el número de accidentes y destrozos cuando se mueven las camas supletorias de una habitación a otra, siendo estos mucho más fáciles de mover y sencillos de maniobrar, además que la variedad existente permite a los hoteles escoger un modelo para cada estilo de habitación o servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *