La NASA acepta a universitario como estudiante-investigador​​​​​​​

Yair Israel Piña López, del quinto semestre de la licenciatura en Física de la Facultad de Ciencias y alumno asociado en el com11_princInstituto de Ciencias Nucleares, fue aceptado por la National Aeronautics and Space Administration (NASA), por medio del International Space Education Board, como estudiante-investigador por su trabajo en el desarrollo de materiales con propiedades termoluminiscentes para la medición de la radiación en el espacio.

La designación de la NASA fue dada a conocer tras la reciente realización del 67 International Astronautical Congress, efectuado en Guadalajara, Jalisco.

El alumno de la UNAM es el primer mexicano y más joven estudiante (20 años de edad) en recibir esta distinción y responsabilidad.

“Debo continuar con las investigaciones, servir de ejemplo a los demás, incentivarlos, demostrarles que no hay que atarse de manos, buscar la puerta adecuada, tocar, platicar y solucionar los retos que tenemos en nuestro país”, dijo.

Carrera meteórica

Para Piña López el primer detector de partículas es el ojo humano, siempre la observación es muy importante. Distinguir la radiación y las partículas para prevenir algún desastre de salud en los astronautas se le hizo de gran interés. Es de los pocos en México que desarrollan esta línea de indagación, señaló el también egresado de la Preparatoria 2 Erasmo Castellanos Quinto.

“Mi madre me dijo: demuéstrame que eres bueno para estudiar física y te lo permitiré. Así, a los 15 años, mi mayor inclinación la despertó el Instituto de Ciencias Nucleares, cuando en segundo de prepa me aceptaron para hacer una estancia de investigación sobre ciclos de combustible nuclear con Julio Herrera”, relató Yair.

Tan quedó refrendada su vocación, que en 2015 fue aceptado para intervenir en el programa Orión de la NASA, y a la par formuló su primer artículo científico referente a dosimetría espacial (medición de la radiación en el espacio).

“Mi trabajo se realizó en la Unidad de Irradiación y Seguridad Radiológica del Instituto de Ciencias Nucleares, cuando estaba en el primer semestre de la carrera; lo publicamos con el doctor Epifanio Cruz Zaragoza, en el Journal of Phisycs, e iba de la mano con mi participación en el programa Orión de la NASA, en el que nosotros proponemos y creamos un detector activo para distintos tipos de radiación, uranio natural y estroncio 90, que son partículas beta, rayos gama y partículas alfa. Como tenemos todo este menú de radiación es muy aplicable en vuelos espaciales; es por eso que la NASA utiliza nuestro artículo para tomarlo como referencia en las futuras misiones, que son a la Luna y a Marte, y es indexado al Sistema de Datos Astrofísicos de la agencia”, explicó.

Asimismo fue llamado a integrarse al Project Pilot Manager en la Universidad de Samara, Rusia, para desarrollar un componente satelital y medir la cantidad de iones en la ionosfera.

La ciencia, resumió, se desenvuelve con la curiosidad, y para saciarla tenemos que observar; después de eso puede explicarse lo que se ve con la realización de modelos matemáticos. “Uno de mis sueños es llevar el nombre de la Universidad al espacio. Algo que me caracteriza es la pasión con la que hago las cosas, y el orgullo de pertenecer a esta institución; tengo una frase: Amor y respeto al pueblo que me vio nacer, México; pero honor y gloria al pueblo que me forjó, la UNAM”.

com11_tirafinal

Sus indagaciones sobre la radiación en el espacio serán tomadas en cuenta para futuras misiones en la Luna y Marte.

por GACETA GLOBAL UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *