La primavera de la 4T: La Feria

SR. LÓPEZ

Allá en Toluca, en los años 50’s del siglo pasado, Tía Beatriz ya no podía estirar más el gasto, era un prodigio diario darle de comer a los cinco hijos que tenía con el papanatas del tío Alfredo que trabajaba en una tienda de ultramarinos de su hermano mayor, avaro profesional que se hacía rico cada mes. Tía Beatriz contra su natural, se le puso brava un día: o conseguía, mínimo, 60 pesos de aumento de sueldo o ella misma iba a armarle un numerito a su cuñado en su abarrote. Esa misma noche, regresó Tío Alfredo muy sonriente: -¡Listo!, me dobló el sueldo –a la tía, casi le da un soponcio de gusto. Llegó la quincena y recibió un peso más del gasto de siempre: -¿Qué pasó, Alfredo? –y el tío, sangre de atole, explicó: -Me va a subir dos pesos por mes hasta que llegar al doble de sueldo, no comas ansias –no hubo fractura de cráneo, dijo el médico, pero tío Alfredo guardó cama yuna semana.

Guelateao, Oaxaca, 215 aniversario del natalicio de Benito Juárez, la concurrencia, emocionada escucha a nuestro Presidente, afirmar: “México goza de una primavera política y social”… y desde el cielo se escuchó al Pirulí entonando: “¡Feelicidaaad… hoooy te vueeelvo a encontraaar…!

Y con esfuerzo sobrehumano, los ahí presentes contuvieron su júbilo cuando lo oyeron anunciar el aumento a las pensiones de los viejos (‘adultos mayores’, dijo, como ahora se dice, sin considerar que un adulto de 35 años de edad y 140 kilos de peso, es un adulto mayor que un viejito de 35 kilos… bueno, como sea), porque proclamó, ‘Guelatao et orbi’:

La pensión universal será para todo tenochca que haya logrado la proeza de cumplir 65 años, lo que tiene su gracia, digo, no cualquiera sobrevive con la panza pegada al espinazo, gracias a la austeridad republicana más la pandemia que ya se contuvo y ya se aplanó, aunque sigan subiendo los números de contagiados y fiambres, pues según la Secretaría de Salud, al domingo pasado eran nada más 198 mil 36 muertitos, aunque conforme al Inegi -que también es gobierno-, la SSA solo reporta el 44% de difuntos, por lo que resulta que andamos arriba de 450 mil fallecidos (para que se haga una idea de lo bien que vamos, los EUA con casi el triple de población, tiene 541,907 fallecidos y Brasil, con casi el doble de habitantes que nosotros, tiene 287,499 samberos ya quietos por siempre… y todo por no usar escapulario).

Y ese anuncio digno de Óscar de la Academia a primer actor, no hubo fifí que lo aguara recordando otro de hace ocho años, del 7 de marzo de 2013, del entonces presidente Peña Nieto, en el Instituto Cultural Cabañas de Guadalajara, Jalisco, en el que proclamó la pensión a adultos mayores de 65 años (ampliación del programa ya existente de la Secretaría de Desarrollo Social a adultos mayores de 70 años). Pero ese aviso neoliberal, conservador, no cuenta; el que cuenta es este, sin que haya chairo que recapacite que les quitaron la pensión todo 2019, 2020 y hasta julio de este año, porque el presidente previno que empezará hasta ese mes, post electoral… así, que pórtense bien en su casilla.

La otra cosa maravillosa que le hizo saber el Presidente a su querido público, es que esa pensión va a ser del ¡doble!… sí, damas y caballeros, ¡el doble!, pero despacito… no sean avorazados. A partir de este julio, un 15% más; en los siguientes tres años, un 20% arriba en cada uno. Y para que entiendan que no se puede ahorita, así de sopetón, explicó que nada más eso en 2024, costará 370 mil millones de pesos del presupuesto. La cosa es calmada.

Los programas sociales de este gobierno son una parte considerable del gasto público detallado en el Presupuesto de Egresos de la Federación, este año representa el 3.3% del PIB. Por si piensa que eso es un gran avance de este gobierno, tome nota: en 2014 fue el 3.6%. Nominalmente parece más, pero no hay tal incremento. Otro detalle es que según la Auditoría Superior de la Federación, el mayor desvío de recursos públicos está en eso, en el gasto en desarrollo social; del total de recursos desviados y no aclarados, el 53% corresponde a programas sociales. Como sea, el presupuesto federal en estos programas sociales en 2021, suma 303,982.9 millones de pesos… pero ni se preocupe, recuerde que ellos no son iguales a aquellos. Ahora sí saque su ‘detente’.

Para que le calcule lo que representa ese 3.3% del PIB dedicado a ayudar a los que en este gobierno van primero (los pobres), se le recuerda que durante este gobierno Transformador, Pemex ha perdido el equivalente al 11.5% del PIB,  2 mil 200 millones de pesos por día, 94 millones de pesos por hora, eso sin ponerse uno de cuenta chiles porque Pemex se gastó en 2019 la mitad de sus reservas, aproximadamente 3 billones de pesos… y así perdieron, pierden y seguirán perdiendo, porque aparte de darle (en 2024) sus 3 mil pesotes mensuales de pensión a los viejitos, el Presidente tiene la responsabilidad histórica de rescatar a Pemex. Sí cómo no.

Y no se amargue la sangre pensando en lo que se está gastando la 4T en los proyectos favoritos del Presidente, que los que saben, gritan que no son rentables, que se está tirando dinero a la basura, como el Tren Maya que según la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda, tiene un costo de 321 mil 384.8 millones de pesos (un año de viejitos), y falta presupuestar la electrificación de 40% del recorrido (y que los indígenas y el EZLN dejen que lo terminen de construir); la refinería de Dos Bocas, 8 mil 900 millones de dólares (lo que han presupuestado), que son casi 180 mil millones de pesos (los viejitos sufren); el aeropuerto en Santa Lucía, 91 mil 978 millones de pesos (y no va a servir según todos los especialistas); y el Corredor Transístmico, calificado por expertos como una quimera, 259 mil millones de pesos.

Ante tamañas cifras, el presupuesto para pensionar viejitos de aquí al 2024, suena ridículo… si lo dan, porque el Presidente advirtió que eso sería: “De acuerdo a nuestras posibilidades económicas”.

¡Ah, la primavera de la 4T!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *