LAS CELEBRITIES QUE MÁS RECAUDAN DESDE LA TUMBA

Hay visionarios que no obtienen en vida el reconocimiento que alcanzan una vez muertos. Otros, sin embargo, se convirtieron en leyendas mucho antes de morir y décadas después siguen amasando fortunas, o, si no ellos, otros lo hacen en su nombre, convirtiéndose en auténticas marcas tan cotizadas como para despertar el interés de medios como Forbes. Encabeza su lista, de hecho, el Rey del Pop Michael Jackson con 400.000.000 de dólares generados sólo en el último año, un hito digno de resaltar nueve años y medio después de su muerte. El Rey del Rock, el mítico Elvis Presley, resta un cero y se planta en 40.000.000 este año, aunque no debemos olvidar el hecho de que lleva muerto 41 años y medio.

Sin alcanzar cifras tan astronómicas, hemos asistido en los últimos meses del pasado año al fenómeno de Bohemian Rhapsody, biopic de Freddie Mercury estrenada en cines con una calurosa acogida tanto por fans añejos como recién fascinados. Parece que nos gustan los homenajes, por lo que ya es un hecho que difuntas divas como Marilyn Monroe siguen ganando millones más de medio siglo después de haber muerto. Cantidades con las que somos incapaces de soñar siquiera, que se escapan de nuestro concepto de riqueza.

El mundo, no obstante, está cambiando a pasos de gigante y hoy día uno de los actores que una mayor fortuna está amasando en vida es The Rock (Dwayne Johnson), quien se colocaba, también según Forbes, como el actor mejor pagado de la historia del cine, llegando a cobrar 124.000.000 de dólares en 2018, justo el doble que el año anterior, como comentábamos hace seis meses. Sin quitarle mérito al actor de películas de acción, parece que las prioridades han cambiado a la hora de elegir a quién se dirige el dinero en el mundo del celuloide y el espectáculo. Y es que nos cuesta ver a The Rock como una leyenda comparable con Bob Marley, Marilyn o John Lennon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *