León desconoce el triunfo; empata ante Chiapas

De pie en su diminuta zona técnica, Juan Antonio Pizzi se quedó sin palabras durante los cinco minutos finales, esos que prosiguieron al yerro de Martín Bravo. Aún restaban por caer algunos granos en el reloj de arena, pero el director técnico del León estaba consciente de que todo había terminado. Su equipo se conformaría con empatar frente a los Jaguares de Chiapas (1-1).
Unidad que sirve mucho más a los felinos sureños, quienes se mantienen en la parte alta de la tabla; sin embargo, nunca dejaron de crear peligro en el marco de William Yarbrough.
Se lo debieron a esa gacela llamada Avilés Hurtado. En teoría, Matías Vuoso y Faustino Arizala son los encargados de anotar en el conjunto dirigido por Sergio Bueno, pero el atacante colombiano es quien coloca su nombre en la vistosa marquesina. Llegó a cuatro tantos, para igualar a su compatriota Dayro Moreno (Xoloitzcuintles de Tijuana) como máximo romperredes del Clausura 2015.
Lo hizo gracias a la inteligencia y compañerismo del “Toro”, quien le sirvió el esférico pese a encarar al meta de La Fiera. Sencilla definición (27’) para un hombre tan veloz como técnico.
Relampagueante jugada que minó el espíritu de los Panzas Verdes, favorecidos por la enésima jugada polémica del día.
En los albores del encuentro, Javier Muñoz Mustafá y Miguel Sabah forcejearon en el área visitante. El árbitro Paul Delgadillo cristalizó el penalti anotado por Mauro Boselli (6’).
Simple ilusión para un equipo que suma seis encuentros sin triunfar, si se toma en cuenta el certamen anterior (tres empates y tres caídas). La vida sin Gustavo Matosas es difícil.
El propio Pizzi comienza a saberlo.

vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *